Cosas

Me levanto y abro el portátil todavía en la penumbra de la cocina. No me da tiempo a practicar una sesión de yoga, y tampoco una meditación porque tengo que subir a por el termo que se dejaron en el desván para preparar el café antes de que lleguen Mirek y su hijo, así que hoy pruebo a escribir esto recién levantado. Paso por el cuarto de baño, me bebo un vaso de agua y me siento a escribir. Vamos allá.

• • •

Luca, the app.

Vientos huracanados azotan la región. Hasta 120 kilómetros por hora. El cielo está cubierto y a ratos llueve. Por lo menos, esta mañana teníamos diez grados al levantarnos.

• • •