Django desencadenado

Como título es algo flojillo. Creo recordar que era una película de Tarantino. Era acerca de la esclavitud en los USA hace mucho tiempo. Un esclavo negro se llamaba Django y un día se le inflaban las narices del sometimiento y la liaba parda. Como título es algo flojillo, pero sirve para empezar la columna de hoy. Vamos allá.

• • •

Miscelánea entre temas de bebesitos

Aprovecho un rato en el que Lucas está colgado de una teta y Daniela está, por tanto, también ocupada, para sentarme a escribir. ¿Qué tengo? ¿Veinte minutos? ¿Treinta? En fin, vamos a aprovecharlos. Siendo que vamos la mar de bien con el tema de las Cartas de los padres, vamos a hacer una recapitulación de temas que han ido surgiendo en las últimas semanas y que se han quedado fuera de estas páginas, básicamente, por falta de tiempo. Cámara, ¡acción!

• • •

Cartas a los padres: Tercer mes

Buf, hace ya un buen rato que no me prodigo por aquí. Sin embargo, el tiempo pasa y tenemos pendiente meternos con el tercer mes de las cartas a los padres con el propósito de informarnos acerca de lo que necesita el bebesito y nos espera en el tercer mes, así que vamos con ello.

• • •

Probando la lista de correo

Hoy tengo un rato en el que Daniela y Luqui se han ido a dar un paseo y me he puesto a probar la lista de correo. Mencionarlo también por aquí por si a alguien le pudiera interesar apuntarse o quisiéramos comentar acerca de ello.

• • •

Pausa entre meses de Cartas a los padres

Nos queda un capítulo más del segundo mes, el titulado “La mejor supervisión para mi hijo” (traducción libre, como siempre). Habla acerca de con quién dejar el bebé cuando los padres vuelven al trabajo y algo más sobre las guarderías. Como esto es una cosa más idiosincrática de aquí, por lo que he podido ver, nos lo vamos a saltar dando así por concluido el segundo mes. En esta entrada hacemos una pausa entre meses y en la próxima volveremos con el tercer mes ya poniéndonos al día con la evolución de Luqui. Más bien, poniéndonos al mes.

• • •