Sábado de estabilización

Acabo de volver de mi segunda sesión de estabilización, la tercera si contamos la que tuvo lugar hace tres semanas, cuando nos juntamos todos para enterarnos de de qué iba a ir el asunto. Me ha gustado. Me ha sentado bien. Hoy he vuelto a pintar con los lápices de colores; esta vez mi lugar seguro: un amplio prado verde con un arroyo y un lago, con hierba fresca y un sol agradable.

• • •