Girando los hombros

Terminamos, por primera vez en tres meses, el curso de orientación laboral media hora antes de lo programado. Voy al cuarto de baño. Daniela está en la terraza con Lucas y habla por teléfono. Este febrero está teniendo días ciertamente benévolos. En cualquier caso, tengo unos veinte minutos para una rapidita. ¡Vamos allá!

• • •

La columna rara

Me gusta empezar estas columnas dando las gracias; dando las gracias por la oportunidad de poder escribirlas. Es todo un lujazo poder sentarme aquí cada mañana y empezar el día escribiendo estas columnas. He tenido que pasar por mucho para poder llegar hasta aquí, para poder darme permiso para hacer esto cada día. Es todo un logro y por eso, entre otras cosas estoy agradecido por ello.

• • •