Seguimos prosperando

Hoy he vuelto a empezar la jornada laboral, después de mi meditación diaria, con la tarea tal vez más pesada del día, con el sapo del día, en referencia al libro que mencionaba Ed de “¡Tráguese ese sapo!”. El INEM alemán me ha dado permiso para apuntarme al curso de orientación laboral y me ha mandado la documentación pertinente y tenía que hacer la llamada, darme de alta en el curso y enterarme acerca de cómo va a tener lugar, que supongo que en estos tiempos coronaviruseros será a distancia. He llamado ya dos veces, así que me he puesto a escribir la columna de hoy y volveré a probar de nuevo más tarde.

Además de eso, he estado haciendo algo diferente antes de escribir la columna, y ha sido responder un email importante que tenía pendiente y leer y contestar los comentarios que me dejasteis ayer.

Estas pequeñas variaciones sobre mi rutina mañanera me están resultando interesantes. Cambian mi manera de sentir, también el modo en que las diferentes tareas se influyen unas a otras y además me permite encontrar la manera en que más se benefician entre sí. Por ejemplo, “tragarme el sapo” como la primera cosa del día me pone el resto de la jornada cuesta abajo. Es duro, pero estoy fresco y me da rápidamente la alegría de haberme quitado lo peor del día de delante.

Me recuerda a cuando tenía que hacer la llamada al banco (The call) y lo estuve posponiendo tres o cuatro días. Fue horrible tener eso ahí, delante de mí todo ese tiempo, amargando el resto de cosas que hacía y pendiendo como una espada de Damocles. Ahora estoy aprendiendo a quitarme lo peor del día rápidamente de delante, aunque también es un gran reto. En fin, poco a poco. Lento pero seguro.

En otro orden de cosas, hemos decidido por fin comprarnos una impresora para casa. Hasta ahora hemos ido tirando de la del trabajo de Daniela o de la oficina de su padre cuando estaba ella de visita por allí, pero vamos a hacer la inversión de dinero y, sobre todo, de espacio, y hacerle un hueco. Imprimimos poco, pero de vez en cuando hay algo que imprimir y es un incordio no poder hacerlo inmediatamente y quitárnoslo de en medio. Por ejemplo, ahora tengo que imprimir un documento para el Finanzamt para solicitar un certificado de residencia fiscal en Alemania para el proceso de recibir la herencia de mi padre.

¿Qué hay que tener en cuenta para elegir adecuadamente una impresora?

  • Vamos a imprimir poco, un documento de vez en cuando y poco más.
  • ¿Vamos a necesitar el color? Todos necesitamos un poco de color en nuestras vidas.
  • Que tenga un escáner mejor, por si tenemos que escanear algo, aunque con el móvil se puede solventar de una manera bastante convincente.
  • Que imprima a través del wifi, por favor. Con el cable de alimentación ya es suficiente. Cuantos menos cables, mejor.

¿Qué me recomendáis?

Hablando de cables…

El sábado pasado me puse a organizar los cables de la esquina del comedor.

Tengo una mesa en un rincón del comedor. En realidad no comemos ahí, así que tal vez es el salón. En la esquina, junto a mi mesa, hay varios aparatos:

  • El router
  • Una especie de amplificador que gestiona el hilo musical de la casa, que disfrutamos mucho.
  • Un sintonizador/receptor bluetooth que va con él
  • Mi ordenador con
    • su fuente de alimentación
    • el cable del monitor
    • un cable USB que va del ordenador al monitor y reparte corriente desde el mismo
  • el cable de la tele
  • el cable del Fire TV

En fin, una ensalada de cables y aparatos respetable.

Contra todo pronóstico, me puse a ordenar todo eso.

Esto es algo llamativo, pues en los últimos años he venido minimizando la energía que he dedicado a hacer las cosas. En el punto álgido de esto, hace cinco o seis años, básicamente vegetaba haciendo las labores mínimas para seguir vivo, como ir a comprar, cocinar rudimentariamente, lavar y tender la ropa y limpiar la casa. El resto del tiempo estaba tumbado en el suelo, usando la hipnosis para entrar en un trance lo suficientemente profundo como para minimizar el número de respiraciones por minuto que hacía con el objeto de minimizar el dolor que respirar me producía.

Que yo me ponga trabajar en algo de naturaleza puramente estética para el hogar, eso es muy muy muy buena señal.

Lo desenchufé todo, cogí una caja apañada que me suministró Daniela y fui reconectando pacientemente y metiendo las cosas ordenadamente en la caja, sacando los cables por una abertura y conectándolos a una regleta junto a la caja. Fue muy laborioso y me llevó un buen rato. Entonces descubrí que podía haber puesto la regleta entre la caja y la pared y además con la luz de la regleta en el lado del rincón, donde pudiera pasar lo más desapercibida posible pero que a la vez pudiera ser examinada si fuera necesario.

Tuve que volver a desconectar todo de la regleta de nuevo. Ese fue el mini-punto por la excelencia.

No sólo había hecho el trabajo, sino que lo había llevado a la excelencia. Efecto de aplauso.

Seguimos prosperando. Viniendo desde las más altas cumbres de la miseria, no sé adónde vamos pero esto se siente mucho mejor y se nota.

Seguimos prosperando.

Primera de la serie de dos del paseo por el Nymphenburgschloss
5

#aprender#impresora#practicar#prosperar#variar

Respuestas

  1. Julia - 22 de octubre de 2020 @ 07:18

    Javier, a mi leyéndote lo que me parece increíble es que hayas llegado a tu edad actual sin haber resuelto cosas que a la mayoría nos parecen básicas para vivir. Dejando aparte el big crunch que te has auto diagnosticado muchos años después de sucedido, ¿cuál es tu explicación de que nadie nunca te haya intentado ayudar, ni siquiera tú a ti mismo?
    No pretendo juzgar a tu familia y círculo cercano, pero) ¿de verdad nadie se daba cuenta de que no es normal que un adulto funcional no pueda hacer una llamada de teléfono o arreglar sus cosas del día a día sin que todo esto se le haga un mundo?

    Entiendo que la depresión y otras enfermedades mentales se manifiestan a través de esta apatía o incapacidad de hacer cosas, ¿pero me estás diciendo que en más de tres décadas nadie se dio cuenta o te quiso ayudar o tú mismo nunca te paraste a pensar que necesitabas ayuda? Es que me resulta difícil de creer, la verdad, y lo siento por los años de sufrimiento que te ha ocasionado.

    • Javier - 22 de octubre de 2020 @ 11:08

      Gracias por el comentario, Julia.

      Te iba a contestar aquí pero he terminado escribiendo una columna. Sale mañana.

      • Julia - 22 de octubre de 2020 @ 12:11

        Nos dejas con la intriga hasta mañana entonces! Menudo cliffhanger, o como se diga en español.

    • Ed - 22 de octubre de 2020 @ 18:39

      Pobre Javier, se está exponiendo públicamente y le estamos dando caña todos… pero sabemos que va saber utilizarlo positivamente.
      La mente es tremendamente compleja. Yo hace años, cuando estaba en la cresta de la ola profesional, pensaba que la depresión, la anorexia, la fibromialgia eran chorradas de pulánimes con exceso de tiempo libre y vagancia. Ahora que lo he vivido de cerca no puedo mas que empatizar con Javier.
      El no es un vago, ha superado una ingenieria, cambiado de pais, de sector laboral, a aprendido un idioma chungo…. y sin embargo le aterra hacer una llamada de teléfono. A mi tambien me pasa, soy incapaz de inicial el acto de llamar a casa de mis vecinos y prefiero que lo haga otra persona de mi casa. Y os aseguro que he hecho cosas increibles en mi vida y que desde fuera parezco exitoso.
      Javier lleva mucho años buscando una solución. Algunos ni lo hemos intentado.
      Esto no es una justificación a nuestros actos, a veces nos viene bien que alguien nos de una bofetada y nos quite la tontería. Yo lo agradezco.

      Gracias Julia

      • Julia - 23 de octubre de 2020 @ 08:30

        De nada, Ed. Espero que no se me entienda mal, yo no pienso que Javier sea vago, en absoluto. A todos de hecho hay cosas que nos cuestan. Lo que me sorprende es que a cierta edad casi todos conseguimos diseñar estrategias para torearlas, mejor o peor, porque al final un adulto funcional tiene que poder hacer ciertas cosas de la vida sin quedar paralizado. Por eso venía mi pregunta de si nadie veía que a Javier le costaba todo demasiado. Él contesta en la columna de hoy que sí lo veían y de hecho hicieron por ayudarle.

        Un saludo.

        • Javier - 23 de octubre de 2020 @ 11:33

          El problema de estos problemas, valga la redundancia, es que por vergüenza o relacionados tendemos a ocultarlos, lo que hace más difícil solucionarlos. De ahí que reconocer las propias debilidades sea una gran estrategia en el contexto adecuado, pues damos a los demás una oportunidad de ayudarnos.

  2. Ed - 22 de octubre de 2020 @ 19:35

    Te recomiendo una impresora Brother laser monocromo wifi, por ejemplo esta por 130€ https://www.amazon.es/dp/B00NUBGFGO/ Hay modelos mas baratos por debajo de 100€ y si vas justo de pasta, de segunda mano en el Wallapop aleman seguro que las hay.
    ¿Porque te recomiendo este modelo?:

    – Los recambios de toner laser cuestan 10€. La tinta de las impresoras de chorro te la cobran a precio de sangre de unicornio. El negocio no es vender impresoras, es vender consumibles.
    – Si vas a imprimir poco, la tinta se seca y los injectores se obstruyen. El toner no se seca.
    – Brother te permite usar toner clónicos de otras marcas. HP solo funciona con los toner oficiales (50% del precio de la impresora). En la ultima actualización de firmware de mi HP bloquearon el uso de toners clónicos y tengo 3 recambios en un cajón. Tuve que comprar el toner oficial para salir de un apuro pero cuando se acabe cambio la impresora.
    – El Wifi está bien… cuando funciona. Mi HP es Wifi pero no tiene puerto Ethernet y me costó horrores configurar la wifi cuando no puedes conectarte a la wifi. Uso linux y solo puede configurarla instalando su software en Windows. De vez en cuando me pierde la configuración y tengo que reconfigurarla. He optado por conectarla por USB y se acabaron los problemas cuando tienes a un cliente delante esperando su factura.

    Muerte a las impresoras HP.

    ¿Seguro que necesitas una impresora? ¿tanto tienes que imprimir?. Cuando no estoy en el trabajo, me resulta mas cómodo bajar con un pendrive a la reprografía de la esquina (o enviarle un email) cuando necesito imprimir algo ocasionalmente.

    Con la administración online, los certificados electrónicos y el DNI digital se puede hacer cualquier trámite oficial.

    ¿Realmente necesitas imprimir a color? Cualquier tramite oficial te lo van a admitir en blanco y negro. Si vas a imprimir mucho a color o fotos, te sale mas barato imprimir en reprografía.

    Enhorabuena por comerte el sapo a primera hora ¿a que mola?
    Enhorabuena por recoger los cables, te copio la idea de esconderlo en una caja, es algo que llevo pensando tiempo y nunca hago. Hoy serás mi musa y recojeré un rincon similar de que tengo en casa así desde hace años

    Gracias

    • Javier - 24 de octubre de 2020 @ 11:32

      Se me había pasado responderte este mensaje, creo.

      Gracias por la info de la impresora. Uno de los puntos que todavía tenía por investigar era el precio de los recambios, así que gracias por hacerme saber que son tan asequibles.

      Me parece que nos vamos a decidir por una láser en BN al final, con o sin escáner.

      En mi primera batida me había interesado por una Brother. El problema es que no la tienen en MediaMarkt, que nos pilla relativamente cerca de casa. Voy a ver si tienen la que aconsejas, aunque todavía tengo que comprobar si imprime a doble cara, que eso también nos resulta importante.

      Gracias Ed!

  3. Dani - 22 de octubre de 2020 @ 19:53

    En cuanto a la impresora, estoy en parte de acuerdo con Ed, aunque te cuento mi experiencia.

    Yo tengo una epson de cartuchos de tinta, que la característica más importante en la que me fijé fue que hubiera cartuchos compatibles. Yo compré unos vacíos compatibles y compré botes de tinta, y me duran mucho… pero es un jaleo. Hay que tener ganas de cabrearse un poco una vez al mes como mínimo porque no coge los cartuchos. A mi me compensa.

    Si te ahorras algo cómprala sin escáner. Como dices, con el móvil está to solucionao. La mía es wifi y está bien para imprimir desde el movil sin tener que pasarlo al pc.

    Ah, sin contar que de vez en cuando hay que resetearla (piratearla) para que siga imprimiendo por el rollo de que ha llenado el tanque de desecho de tinta. Eso sí, hay que vaciarlo… un jaleo, como te digo!

    La solución que dice Ed, o complicarte la vida un poco (funcionar funciona… jajja)

  4. Daniel - 22 de octubre de 2020 @ 19:53

    Ah! Enhorabuena por los avances, sé que es mucho de donde vienes, y lo sé por experiencia.

Deja una respuesta

Tu direción de email permanecerá oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).