Una historia gráfica

Usé ordenadores durante muchos años antes de llegar un cierto punto en el que, por fin, me animé a programar algo. Siempre había creído que programar era algo demasiado difícil para mí. Había que ser muy inteligente o algo así para programar, muy listo… ¡Yo qué sé! Se aprendía a programar en la universidad. Después de haber pasado un montón de años allí, tenía muy pocas ganas de volver. Así, tristemente, nunca aprendería a programar.

• • •