Doomscrolling

Venga va, una rapidita de domingo por la tarde. Además, para variar, centrada en un tema en particular: el “doomscrolling”.

Que resulta que leí ayer acerca de lo que han dado en llamar el “doomscrolling”. “¿Quién ha dado en llamar eso?”, cabría preguntarse. Pues, si me he enterado de lo que he leído, que mi capacidad lectora tiene mucho potencial de desarrollo, un grupo de psicólogos de los USA. Pero ¿qué es el “doomscrolling”?.

El “doomscrolling” es ese acto de leer noticias en el móvil. Compulsivamente, claro.

Imagínate que es la hora de irte a la cama, y te vas a la cama y te llevas el móvil. Y en vez de apagar la luz y ponerte a dormir, apagas la luz y te abres un feed de noticias y empiezas a leerlas.

Pues eso, que ahora esto es noticia y tiene nombre: doomscrolling. La parte de doom viene de que la mayor parte de noticias son funestas, y la parte del scrolling viene de hacer scroll (deslizar la pantalla).

¿Hay que preocuparse? ¿Para qué? Como mucho habría que dejar de hacerlo.

Reconozco que me he sentido identificado con esto del doomscrolling, que viene a ser lo que toda la vida hemos llamado, en castizo, “leer el periódico”. Paperreading, podríamos llamarlo en plan exótico. Me entran ganas de pedir una subvención para un estudio. Y ya, si nos ponemos más modernos, ese “ver el telediario”. Newswatching. En mi casa, por ejemplo, siempre hemos visto el telediario a la hora de comer. Tuvieron que pasar muchos años antes de que a alguien le llamara la atención. Con el desayuno, si no leía el periódico tenía que leer las cajas de cereales. Podía recitar la tabla de nutrientes de memoria.

En el artículo que leí daban algunas razones por las que hacemos esto. Yo, básicamente, lo condenso en “para distraerme de sensaciones y emociones más o menos desagradables”. Llevo ya un tiempo haciéndolo y dándome cuenta de ello.

Soy un devoto del Google News, de ese feed de noticias que aparece cuando, en el móvil, abres la aplicación de Google. ¡Qué pasada! No hacen más que salir noticias. Hay un montón. Y, cuando te las acabas, puedes recargar y salen más. Y puedes entrenar al bicho con tus intereses y cada vez te da noticias más interesantes. En cuanto tengo un rato, me abro el feed y a leer. Ahora, por ejemplo, cuando es la una y media de la mañana y paseo a Lucas por el comedor, abro las noticias. Abriría cualquier otra cosa que me permitiera escapar del agotamiento. Si no tengo nada a mano, abro mi mente.

Hace tiempo ya, tal vez un año largo, que me vengo dando cuenta de esto. De hecho, puse la aplicación algo más escondida. Pero sigue siendo una manera rápida y sencilla de distraerme del asco y del dolor, en particular del dolor.

Afortunadamente, hace años ya que no me llevo el móvil a la cama sino que lo dejo cargando lejos de la misma. Junto a la cama tengo un móvil antiguo que hace las veces de alarma matutina y de linterna, por si tengo que hacer una expedición nocturna al cuarto de baño.

Pero durante el resto del día, por ejemplo cuando me siento en la taza del váter, doomscrolling, no vaya a ser que sienta como de verdad me siento.

Venga, cada día medito. Me tomo por lo menos diez minutos para sentarme y estar conmigo mismo. Cada día siento mi cuerpo retorcido durante un rato. El resto del tiempo, tengo permiso de mí mismo para anestesiarme con distracciones. Eso sí, cada vez menos. Al fin y al cabo, señores, estamos prosperando.

¿Alguien más que utilice el doomscrolling? ¿Cómo lo hacéis?

3

#addición#asco#dolor#doomscrolling#emociones#interesante#sensaciones

Respuestas

  1. Ed - 8 de marzo de 2021 @ 01:17

    “Doomscrolling”, que nombres mas raros que le dan lo americanos para algo tan sencillo como la “adicción al leer noticias en el móvil” 😉
    Creo que también se llama “infoxicación” (tiene entrada en la Wikipedia): Ese acto compulsivo de estar todo el día tratando de dejar el Inbox 0 y leer todo el feed de facebook/twitter/linkedin/Instagram/RSS.
    Tienes 5 minutos libres y aprovechas para leer las noticias y cuando te das cuentas llevas 2 horas y la lavadora sin tender 🙁

    Yo no hago “doomscrolling” de noticias pero dedico 2-3 horas al día a visitar todos los feeds “curados” de los temas que me interas 🙁 He sustituido las horas de televisión por horas de lectura de feeds.
    Se que no es bueno, que lo hago de forma compulsiva para rellenar huecos. Es mas fácil saltar hacer scroll de una noticia a otra (son pequeños chutes de domapida), que sumergirte en la lectura de un libro.
    Me he dado cuenta que me perjudica y que debería ponerme un límite pero no lo consigo.

    En una época de mi vida viví sin televisión y sin leer noticias y no entendía como la gente podía alienarse tantas horas delante de la TV. Ahora me pasa a mi con el movil. Por fortuna, me mantengo alejado de TikTok o Neflix.

    P.D. El Feed de noticias de Google si que conseguí dejarlo. Aunque eras noticias que se ajustaban mucho a mis intereses, cuando las pinchaba eran muy “clickbait” y superficiales.

    • Javier - 8 de marzo de 2021 @ 12:32

      Hombre, mola que lo summarizan todo con facilidad, como con la infoxicación (en español también funciona).
      ¡La lavadora sin tender! Yo me grabé en vídeo con el móvil una vez tendiendo la ropa y luego edité el vídeo e hice que durara 20 segundos. Tender la ropa se veía como algo que se hacía en un momento. Desde entonces lo hago mucho más a gusto. Esto se puede hacer también en hipnosis. Puedes entrar en un trance y hacer lo que te acabo de describir en tu cabeza. También puedes aplicarlo a otras tareas igualmente pesadas. Se siente tan ligero verlo tan rápido y tan fácil!

      Mucho mejor los feeds curados, claro. Yo no tengo nada de eso. Lo que necesito es pura distracción con asuntos interesantes pero irrelevantes.

      Tengo cuenta en TikTok y estuve subiendo algunos vídeos, aunque ya lo dejé. Netflix, tengo cuenta.

      Gracias por el feedback, Ed. Un abrazo!

      • Ed - 8 de marzo de 2021 @ 17:26

        Los algoritmos de Google News, Tiktok, Instagram son perversos, están diseñados estar todo día enchufados como yonkis y robar nuestra atención . Un tiempo valioso que podríamos aprovechar en cosas más prácticas. No es fácil salir de las drogas.

        Para empezar mi proceso de desinfoxicación, ayer, después de escribir mi comentario, me di de baja de algunos feeds curados (que me generan mas de 50 noticias diarias ajustadas a mis gustos), de varios blogs, escondí los iconos de las redes sociales y de algunos foros que leo por inercia, pero que ahora me aportan poco. Esta mañana ha sido un alivio, solo tener 3 noticias pendientes de leer. Espero de dentro de unos días tenga miles de items pendientes de leer y cure mi TOC de no dejar nada pendiente de leer. Gracias Javier por dejarnos usar tus columnas como terapia 🙂

        Muy buena la técnica de grabarte en video tendiendo la lavadora, me suena haber leído alguna técnica similar en Logoterapia y el ejercicio de “intención paradójica, donde el terapeuta induce al paciente a intentar voluntariamente aquello que trata de evadir de manera ansiosa”.
        Sin salirnos de la Logoterapia, el tema del Doomscroling podría catalogarse como una “Neurosis de desocupación”. Otro día hablamos de Logoterapia, porque “El sentido de la vida” es algo de lo que se ocupa esta rama de la psicología.

        Soy muy fan de los trances hipnóticos para “tragarse sapos”, debería retomar el ejerció nocturno que hacía hace años y que tan bien me fue.

        • Ed - 12 de marzo de 2021 @ 20:00

          Primeros 5 días de desintoxicación de feed, blogs, foros y redes sociales. Sigo vivo.
          Ningún síndrome de abstinencia, ni efecto FOMO y he recuperado para mi 1 o 2 horas diarias 🙂
          Gracias Javier

  2. Juanda - 8 de marzo de 2021 @ 10:30

    Yo recientemente me he dado cuenta de que es una necesidad que me he creado y que antes no tenía, sobre todo a la hora de comer.
    En otro post comentaba que lo que más me gusta es perderme en algún enclave natural. Ahí me doy cuenta de que desconecto de todo eso y la verdad es que sienta muy bien.

    • Javier - 8 de marzo de 2021 @ 12:33

      ¿Nunca has visto la tele o leído mientras comías? Joder, yo sin distracciones apenas tengo ganas de comer. Y eso ahora, imagínate hace diez o veinte años.
      Sí, la naturaleza es un subidón.
      Gracias por el feedback, Juanda!

      • Ed - 8 de marzo de 2021 @ 22:37

        Juanda, me siento identificado con tu frase “me he dado cuenta de que es una necesidad que me he creado”.

        Javier: La TV ha sido un miembro más de la familia de muchas generaciones que hemos crecido en la época pre-internet. No recuerdo comida familiar en la que la TV encendida no presidiese la cocina. Ahora lo veo una abominación: Te exponen a noticias negativas que modelan tu estado de ánimo y te informa de hechos en los que no puedes influir. Cuando profundizas en una noticia concreta cuyas hechos reales conoces, te das cuenta de que lo que cuenta la TV/prensa son medias verdades superficiales. Es mejor apagar la TV y hablar con la familia de temas de cercanía que si nos afecten.

        Durante años conseguí desengancharme de la TV y esto me proporcionó muchas horas extras todos los días para hacer cosas increíbles.
        Ahora, con hijos, es más complicado sin que me tachen de eremita. Me sigue pareciendo un ruido de fondo que no aporta valor.

        En los tipos actuales, hemos sustituido la TV por el Doomscrolling o el DoomNetflix para desconectarnos del mundo real.
        Un ejemplo: Este fin de semana en lugar de ir a dar un paseo por el monte o haciendo algún hobby, preferí no moverme del sofá y me quedé haciendo Doomscrolling (posiblemente sobre temas relacionados con mis aficiones). Creo que he tocado fondo, pero ya he dado el primer paso para darme de baja de los feed y la redes sociales.

        Me he estado autoengañando mucho tiempo pensando que yo no perdía el tiempo con el populacho leyendo noticias o memes, y que yo me estaba informando y aprendiendo de temas que realmente me interesan. Estaba en una rueda de hamster tratando de dejar a cero los feed pendientes antes de que acabase el día…. y vuelta a empezar a la mañana siguiente.

        P.D. Quizás el Doomscrolling no aporte lo mismo a una persona que vive estresada de obligaciones, que alguien que tiene que pasar horas acunando a un bebe 😉

      • Juanda - 9 de marzo de 2021 @ 09:12

        La verdad es que la tele siempre ha estado ahí a la hora de comer, aunque fuese sólo para hacer ruido de fondo y no me interesase mucho lo que hubiese.
        Pero, desde que en mi casa en la tele sólo hay dibujos, me pongo a mirar el móvil, cosa que antes no hacía nunca. No me gusta hacerlo, pero acabo cayendo.

Deja una respuesta

Tu direción de email permanecerá oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).