BB + BC

A ver a quién se le ocurre, antes de terminar el primer párrafo de la columna, a qué corresponden estas abreviaturas. Se acaba el primer párrafo, se acaba el primer párrafo. Se acabó el primer párrafo.

Al parecer hoy no hay curso de orientación profesional. Antes de que se me cortara la conexión momentáneamente por primera vez, alguien ha comentado que la profesora estaba enferma y que estábamos a la espera de que apareciera un suplente de última hora. Mientras escribo esto, oigo por los auriculares a mis compañeros de clase debatir acerca del coronavirus, de si existe o no, de si conocemos a alguien que lo haya tenido… En fin, buen momento para hacer un nuevo update del blog.

Bebé más Big Crunch, esas son las abreviaturas.

Algunas personas me dijeron: “Vas a ver cómo se te olvida el Big Crunch ahora, con el bebé”.

Desgraciadamente, no se me ha olvidado. Ahora tengo un bebé y un Big Crunch. Eso hace los días más difíciles, pero estoy listo para el reto. Después de todo, fue mi decisión.

Igualmente, sigo avanzando en el uncrunching. Cada día, con el apoyo de Daniela, saco de donde sea tres cuartos de hora para hacerme una sesión de yoga. Sigo metiéndome los huesos en el sitio. Sigo destorciendo articulaciones. Llorar, como siempre, me ayuda.

Hace unos meses, cuando descubrí que iba a ser padre, redoblé esfuerzos para completar el uncrunching antes de que naciera el bebé. No lo conseguí. Sigo retorcido. La próxima cita es el mes de marzo, cuando se cumplen siete años desde que empecé la recuperación. ¿Lograré destorcerme los huesos antes de completar el séptimo aniversario de la recuperación? Veremos. Desde luego vale la pena intentarlo.

Gracias a todos por vuestras felicitaciones en el post anterior.

Hasta ahora hemos pasado cuatro fases diferentes en estas tres semanas en las que Lucas está con nosotros:

  1. Puta locura en el hospital
  2. Puta locura en casa
  3. Un par de días de estabilidad y encaje
  4. Comienza la etapa de los dolores de barriga

Ahora mismo estamos atravesando esta última fase, donde el bebé puede llorar durante horas por motivo aparentemente desconocido. Según las fuentes oficiales, le duele la barriga. A veces le sale leche por la boca y a veces por la nariz. Hay que estar atento.

En una lástima que no pueda escribir tanto como antes, porque tengo una enorme cantidad de material. Podría hacer un monográfico sobre cómo cambiar un pañal y otro sobre cómo preparar un biberón. También otro acerca de las diferentes posiciones para sujetar un bebé mientras te pateas el recorrido desde la cocina hasta el comedor y vuelta durante media hora o lo que se tercie.

En cualquier caso, dar las gracias desde aquí a Daniela porque, gracias a ella desde hace cuatro o cinco días duermo cinco o seis horas del tirón cada noche. ¡Qué mujer!

Y poco más. ¿Cómo os va a vosotros?

4

#bebesito#big crunch#uncrunching

Contribuciones:

  1. Pedro Dorado - 12 de febrero de 2021 @ 22:32

    Me alegro de saber que todo va sobre ruedas.

    Los cólicos del lactante son complicados para todos, a mi me funcionó balancearlo boca abajo con una mano en la tripa mientras le tarareaba en One de Metallica

    • Javier - 15 de febrero de 2021 @ 10:41

      ¿El One de Metallica? En cualquier caso me alegro de sentirme acompañado…

      • Pedro Dorado - 16 de febrero de 2021 @ 12:33

        Por supuesto, obra cumbre del Thrash Metal.

        En esta casa se espanta el Reggaeton desde niño.

        (Aclararemos para los que no lo conozcan, que la primera parte de la cancion es acustica y con un solo mas que interesante)

  2. Julia - 12 de febrero de 2021 @ 22:47

    Los cólicos del lactante, o lo que sea que le ocurre al bebé (porque no se sabe muy bien), se pasan antes o después… lo importante es que en el mientras tanto no se te j*da la salud mental y te desquicies.

    Así que paciencia, lo de mecer boca abajo con mano en tripa es buen truco, ponerse música, menearse sobre un pie y sobre el otro, abstraerse y no zarandear mucho al bebé.

    • Javier - 15 de febrero de 2021 @ 10:43

      Buf, es que llora como si se fuera a acabar el mundo de un momento a otro, es una pasada. Y de manera aparentemente aleatoria. Con sueño y dolor es todo un reto pasearlo.

      • Julia - 16 de febrero de 2021 @ 10:34

        Efectivamente, lo de aleatorio es muy desesperante. Por eso, no desesperes. A todos los bebés que les ocurre eso se les acaba pasando. Puede ser a los 3, 4, 8, 10 meses, eso nadie lo sabe, pero termina pasando. Ese pensamiento es el que te tiene que acompañar. Ánimo!

        • Javier - 16 de febrero de 2021 @ 17:52

          ¡Meses!

          • Julia - 17 de febrero de 2021 @ 11:23

            Creo que lo normal es que la fase de los “cólicos” dure 2-4 meses. En mi caso fueron 3.5 meses, y terminó de un día para otro. De repente un día deja de llorar y ya. Se te olvidará cuando llegue la siguiente fase. Parece difícil de creer pero así es. Si os sirve de algo podéis leer sobre Schreibabys, también hay sitios que ayudan si la cosa es muy brutal y te empieza a afectar (Schreiambulanzen).

            • Javier - 18 de febrero de 2021 @ 13:01

              Vale, pues a armarse de paciencia. Gracias por la info.

              Schreiambulanzen. Qué pasada de país.

Deja una respuesta

Tu direción de email estará oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.