La sonrisa más bonita del mundo

Resopón; momento de escribir una nueva columna. Esta mañana, después de una nochecita toledana, que diría mi madre, Lucas no ha aguantado ni el desayuno. Después, en vano han sido los intentos de conseguir que se durmiera en el fular. La pobre Daniela no ha podido ni desayunar. Al menos ahora está descansando un poco.

• • •

Señales de prosperidad

Domingo por la tarde. Después de estar lloviendo todo el día, se abren los cielos y sale el sol. Daniela y Lucas dormitan en el sofá y me pregunto cuánto va a durar. El lavaplatos suena de fondo. ¿Me dará tiempo a escribir una columna? “Cualquier otra cosa, casi, sería más ruidosa”, me digo para ponérmelo a huevo.

• • •

Seguridad en WordPress

Vamos con este título genérico, aunque la columna contendrá algunos temas más acerca de cosas completamente al margen, como que es el tercer día consecutivo en que Luqui duerme hasta más allá de las ocho de la mañana o acerca de las bondades del resopón matutino. Adelante.

• • •