Cartas a los padres: ¿teta o biberón?

Seguramente no me dará tiempo a escribir esto del tirón porque a Lucas le queda solamente una teta y yo tengo aquí algunas cosas que contar, pero, cuanto antes me ponga, más habré avanzado. Hoy continuamos con las Elternbriefe adentrándonos en el dilema “¿Teta o biberón?”. Vamos allá.

• • •

Introducing: Die Elternbriefe (Las cartas a los padres)

La verdad es que quisiera defenderme con eso del escaqueo, que no es que me escaquee, que lo hago, porque sea un vago o porque lo haga a mala fé: sencillamente es que no doy más de mí. Pero hoy tengo poco tiempo para escribir y el que tengo quiero emplearlo bien, así que vamos directamente con el tema que nos ocupa: informarnos acerca de los temas candentes del bebesito con el propósito de ser mejores padres. Vamos allá.

• • •

Cambio de planes

Termino la enésima sesión de coaching laboral. Mi coach tiene una empresa de investigaciones energéticas o algo así. No termino de entenderlo y, ahora mismo, la verdad es que da igual. Hay nueva versión de WordPress y me han cambiado el tipo de letra y, sobre todo, el ancho de línea del editor. Pero eso también da igual. Salgo del despachito, Daniela dice que nos vamos a dar una vuelta, me cambio y ahora resulta que van a dormir todo lo que puedan. Adaptarse para prosperar, lo podríamos llamar. Aprovechemos para una nueva columna.

• • •

Realitiy check de la lista de correo

Me despierto de la siesta reparadora. Daniela y Lucas se han ido a dar una vuelta. Friego los cacharros de la comida, pongo el lavaplatos, aprovecho para pasar el aspirador y quito el macetero de esa planta que, por algún motivo, se había llenado de moho. Seguro que el agua se quedaba ahí abajo al regarla.

• • •

Doomscrolling

Venga va, una rapidita de domingo por la tarde. Además, para variar, centrada en un tema en particular: el “doomscrolling”.

• • •