Escribí en este sitio a lo largo de los últimos años. Mucho al principio, luego menos, luego más. Escribí también en otro sitio. Escribí mucho; cientos de entradas a lo largo de lustros.

Y no fue hasta hace poco que escribir, algo que siempre me había encantado, incluso una tabla de salvación a la que aferrarme en los momentos más difíciles de mi vida, empezó a perder su sentido.

Entonces me di cuenta: necesitaba aprender a valorar mi tiempo y mi trabajo.

Me encanta escribir, pero sin apreciarlo y valorarlo, el trabajo pierde su sentido. A veces tenemos que llegar hasta ahí para despertar.

Así que llegué al punto, difícil punto, de poner un precio a mi trabajo: 20 euros al mes a cambio de un email diario. Por algún sitio tenemos que empezar.

Aquí abajo encontrarás un botón que te dará acceso a la membresía. Si lo usas, entenderé que estás de acuerdo con la Política de privacidad.

Y ya está. Nos vemos al otro lado. O no.

Gracias.