De vuelta a casa

Llegué a las once y cuarto de la noche. La combinación de trenes salió algo rana pero todo fue bien y relativamente fluido, con espera de 20 minutos en el andén de Pasing que me tuvo dando saltitos para entrar en calor. El viento era helado.

• • •

La vuelta en avión

Estoy en lo alto de una escalera en la galería junto a la cocina en casa de mi hermana. En mi mano derecha sostengo un taladro. Estoy taladrando. Estoy taladrando el puto marco de aluminio de la ventana. Hoy es el último día de mi estancia en Valencia, y esto debe de ser el fin de fiesta.

• • •

Drive to survive

Apuntan las seis de la tarde del lunes. Abro el portátil sobre la mesa de mi hermana, entre papeles con calendarios, rotuladores de colores y una agenda en cuya floreada y rosa portada un unicornio trisca alegremente. “Be a dreamer”, dice el título sobre el mismo. Procedamos con la columna del lunes.

• • •