Monday monday

Había una canción de The mamas and the papas que se titulaba así. “Monday monday, so good to me”, empezaba. Ya la estoy oyendo en mi cabeza, donde tengo un fichero de decenas de miles de títulos que suenan con todo detalle. Hoy es lunes y toca actualización, que este fin de semana tenía muchas ganas de escribir pero me he reprimido para ocuparme de asuntos más familiares y serios dolores de Uncrunching. Vamos allá.

• • •

Encontrando el camino

Buf, estos últimos días de Uncrunching están siendo realmente dolorosos, con algunos puntos en los que la columna vertebral se resiste a enderezarse. Lugares de carne largamente entumecida se manifiestan en la consciencia sintiéndose como tizones ardientes. Emociones realmente desagradables, especialmente ira, surgen en mi interior. Además de eso, pues bueno… la vida cotidiana. Menuda manera de empezar una columna. Pero vamos allá.

• • •

Actualización con lógica

Vamos con esta nueva columna a ponernos al día. No sé si nos va a dar tiempo y además vamos a hablar aquí de algunas de aquí y de allá en plan patchwork sin mucho sentido, pero qué más da. Adelante.

• • •