Batiburrillo de recuperación

Jueves y viernes estuve sin escribir y, por tanto, sin publicar. Hoy es sábado, y aprovechando la siesta matutina de Luqui, que últimamente suele ser la única, dedico media hora de mi preciado tiempo como padre para practicar el noble arte de la comunicación y, en particular, la escritura. Vamos allá.

• • •

El poder de la vulnerabilidad

Después de cuatro días practicando yoga a primera hora de la mañana, hoy, por fin, he vuelto a salir a correr. Los vientos huracanados han remitido y la lluvia ha dado una tregua, así que he aprovechado para reemprender las carreras.

• • •

Podcast Ep. 129: El episodio ruso

Aunque traigo la escaleta habitual, hoy me aventuro sin tapujos en territorio inexplorado y os hablo de en qué ha quedado mi iniciativa para hacer vídeos de videojuegos, que quiero empezar a sentirme orgullo de lo que hago porque yo lo valgo, algo de hipnosis improvisada para partes maltrechas y, por supuesto, seguimos avanzando en la lectura de El Diario Teutón.

• • •