Monday monday

Había una canción de The mamas and the papas que se titulaba así. “Monday monday, so good to me”, empezaba. Ya la estoy oyendo en mi cabeza, donde tengo un fichero de decenas de miles de títulos que suenan con todo detalle. Hoy es lunes y toca actualización, que este fin de semana tenía muchas ganas de escribir pero me he reprimido para ocuparme de asuntos más familiares y serios dolores de Uncrunching. Vamos allá.

• • •

El siguiente curso

Parece que, por fin, después de tres meses, empiezo a encontrar una media hora diaria, de manera consistente, para sentarme y escribir algo. Haría aquí algunos comentarios al respecto, pero sólo tenemos tiempo que aprovechar. Vamos allá.

• • •

Job rant

Bien, la pizza en el horno, Luqui despertándose de la siesta de media mañana que inició en los primeros compases del largo paseo por el cementerio, los últimos comentarios respondidos… Cuando Lucas se despierte, le quedan al menos veinte minutos de teta. Sólo tengo que apagar el horno en cuanto huela la pizza. Mientras tanto, puedo escribir. Hoy también. Qué lujazo.

• • •