Explotando la burbuja

Siete y cuarenta de la mañana. Hoy me desperté a las cinco y media. Estaba inquieto por un asunto y también con ganas de entrarle al nuevo proyecto de Django tras la larga lección de ayer. Así que me he levantado, he practicado yoga, he hecho una meditación de casi media hora sentado sobre el suelo piernas cruzadas, he enviado un largo mensaje de voz abordando ese asunto que me inquietaba y, aprovechando la soledad matutina, me he venido aquí a compartir un rato con vosotros. Vamos allá.

• • •