La montaña negra

Ayer hicimos una pequeña excursión vespertina por al Schwarzenberg, la montaña negra. Queda a unos cincuenta kilómetros de Múnich, tal vez algo más, y nos lleva unos cincuenta minutos llegar hasta allí en el Renault Modus. Por cierto, aprovechar para dar las gracias a mis suegros desde aquí por habernos cedido gentilmente el coche.

• • •

Domingo

Buf, hoy me urgía otra vez esto de escribir. Son las nueve y media de la mañana y ya estoy aquí sentado, con la vista todavía enfocándose en la pantalla, haciendo correr el cursor sobre la pantalla en blanco. Ni siquiera me he cepillado los dientes.

• • •