Una mirada comercial

Vengo del peluquero. Me cobra 28 euros. Corta bien el pelo. Ahora, lo que más aprecio, es su conversación. Tiene más habilidad social y más sensibilidad que muchos de los psicólogos por los que he pasado.

• • •