Back on track

Buf, me levanto. Me pongo las mallas largas y gruesas y esa especie de jersey, también largo y ajustado. Cojo los guantes y el gorro. Salgo al rellano y me pongo las zapatillas de correr. Salgo al exterior y cierro la puerta de casa. Es de noche todavía, hace frío y algunos pequeños copos de nieve caen suavemente en mi campo de visión. Cruzo la cancela del jardín y, cuidadosamente, echo a correr.

• • •