Un día de oficina más

Cada mañana llega el momento de escribir el título de la columna. Estoy aquí, de vuelta, sentado frente al teclado y el monitor, escribiendo lo que llamo las “páginas matutinas”. Me gusta, es uno de los mejores momentos del día. Se siente bien y a gusto. A veces dura incluso demasiado poco pero, ¿acerca de qué más puedo escribir? El caso es que estoy aquí de vuelta a mi oficina, a este improvisado rincón de oficina de coronavirus que todavía sigue vigente. ¿Qué me toca escribir hoy? Eso se verá en un momento más.

• • •