Moreno

Menudo título. Pero mira, me tengo que querer como soy. ¿Por qué? Porque puedo hacerlo, y porque eso es mucho mejor que la alternativa. Vamos con esta entradilla. ¿Para qué otra cosa?

• • •

El deshollinador

Con ese título, que bien podría pertenecer a una película porno, comenzaré la columna de hoy. Y es que aquí es de lo más habitual y común que, en llegando la época invernal, de la misma manera en que se cambian las ruedas de invierno, se revisen las chimeneas. Por cierto, eso me recuerda que tengo que ir al urólogo.

• • •

Encontrando el camino

Buf, estos últimos días de Uncrunching están siendo realmente dolorosos, con algunos puntos en los que la columna vertebral se resiste a enderezarse. Lugares de carne largamente entumecida se manifiestan en la consciencia sintiéndose como tizones ardientes. Emociones realmente desagradables, especialmente ira, surgen en mi interior. Además de eso, pues bueno… la vida cotidiana. Menuda manera de empezar una columna. Pero vamos allá.

• • •