Pausa entre meses de Cartas a los padres

Nos queda un capítulo más del segundo mes, el titulado “La mejor supervisión para mi hijo” (traducción libre, como siempre). Habla acerca de con quién dejar el bebé cuando los padres vuelven al trabajo y algo más sobre las guarderías. Como esto es una cosa más idiosincrática de aquí, por lo que he podido ver, nos lo vamos a saltar dando así por concluido el segundo mes. En esta entrada hacemos una pausa entre meses y en la próxima volveremos con el tercer mes ya poniéndonos al día con la evolución de Luqui. Más bien, poniéndonos al mes.

• • •

La columna relámpago

Salgo de la ducha. Daniela está en la terraza con Lucas colgando de esa toalla que sirve para llevarlo un rato largo sin dejarse los brazos en el intento. Aprovecho para meditar. Tras quince minutos, termino. Daniela sigue hablando al teléfono al sol del mediodía de finales de febrero. Me pregunto lo que durará y si me dará tiempo a completar una columna relámpago.

• • •

Comienzo el coaching laboral

Ya lo he compartido en el podcast de hoy, que por primera vez he grabado antes de escribir la columna. Suelo separar los temas aquí y en el podcast, pero es que es, con diferencia, lo más relevante de lo que ha ocurrido.

• • •

Empieza el curso de orientación laboral

Buf. Hoy por fin he comenzado el curso de orientación laboral. Ha sido algo de entrada maratoniano. Estoy derrengado. Un grupo de 20 alemán-hablantes y un horario de 8:30 de la mañana a 14 horas. Cuando he apagado la cámara estaba molido: me duele la cara de sonreír.

• • •

Vengo de terapia de grupo

Esta vez es más tarde cuando me siento a escribir las páginas matutinas; más allá de las once. En esta ocasión vengo de terapia de grupo. He dicho que no iba a hablar de lo que ocurría en el evento, por respeto a los demás y al proceso, pero supongo que sí que puedo decir que vengo de allí. Y es todo un progreso para mí.

• • •