Primera semana de carreras

Luqui berrea. Deben de ser las cinco y media. Me revuelvo en la cama. Quince minutos después, parece que cesa en sus berreos. En mi cama, me pregunto si saldré a correr.

• • •