Puesta al día

Los últimos días han sido algo movidos. Tenía dos columnas en “el búfer”, se me ocurre ahora que lo podríamos llamar “la recámara”, y tanto el jueves como el viernes pasados, por diferentes razones, fallé a la cita matutina con la escritura. Esto me llevó a sentarme el sábado por la tarde para preparar la columna que publiqué ayer. Como diría mi sobrino con voz musical y aflautada (imaginar escrita entre notas musicales): “No pasa naaada”. Vamos a ponernos al día.

• • •