La columna tardía

Normalmente suelo escribir por la mañana. Suele ser una de las primeras actividades de la jornada, si no la primera; una vez he desayunado y me he duchado. Hoy se ha retrasado y, además del reto de las mil palabras, el reto va a ser soportar a los mosquitos.

• • •

España

Hoy estoy aquí otra vez, por segunda mañana consecutiva, en casa de mi padre. Hace calor, y estoy sentado en la mesa del paellero escribiendo la columna de hoy. Es agosto, estoy de vacaciones, pero sigo al pie del cañón avanzando en el proceso de completar el reto de publicar mil palabras al día durante tres meses. De momento cuento con un búfer de dos columnas, que serían las que necesitaré para completar el viaje de vuelta. A día de hoy, va todo según el plan.

• • •