El regalo de la lección del armario

Hoy es mi cumpleaños. El día comenzó muy bien: me levanté algo antes de las ocho, me vestí las calzas y salí a correr. Llovía pero poco, y el amanecer vistió los reflejos de lluvia sobre el asfalto en bellos tonos rosados y anaranjados. Daniela y Lucas se levantaron a las nueve, así que pude meditar tras la carrera y todavía quedarme un rato tumbado sobre el suelo intentando terminar de ensamblarme las vértebras como regalo de cumpleaños. Fracasé, aunque valoro la intención.

• • •

Todo el oro del mundo

Debía de ser pre-covid porque el vagón del metro estaba abarrotado. Tampoco abarrotado, pero sí muy lleno de gente. Me pregunto adónde iba. Pensaba que iba al trabajo, pero mirando a través de las ventanillas del vagón en mi recuerdo puedo ver la luz de la superficie. En fin, da igual adónde fuera.

• • •