Luqui camina

Me levanto, como es habitual desde hace ya cosa de un par de meses, a las siete menos cuarto. Vuelven a trabajar en el desván, así que, laboriosamente, leche, azúcar, preparo un litro de café. Sacudo el termo y lo subo dos pisos para dejar, sobre una silla, el litro de café y una taza. Meditación.

• • •

Luqui comprende

El lavaplatos a medio vaciar. Los tendederos por recoger. Sería un buen momento incluso para tomar un pequeño tentempié. Pero Luqui duerme y tengo muchas ganas de escribir una nueva columna, así que me lo permito. Vamos con ello.

• • •