La columna rusa

Esta es otra de esas ocasiones refrescantes en las que me siento frente a la página en blanco y está en blanco también en mi cabeza. Esta mañana, cuando salí a correr, empecé a pensar en algunas cosas acerca de las que escribiría hoy. Me detuve: era el momento de correr, no el momento de correr y pensar acerca de las cosas que escribiría. Son acciones y procesos diferentes. Además, así me puedo sorprender también a mí mismo mientras escribo esto. Esto que escribo, también es nuevo para mí. Así, vamos a sorprendernos juntos.

• • •

Vengo de terapia

Pues sí, vengo de terapia. Muchas personas, entre las que me encontraba yo, y hasta cierto punto me encuentro, tienen reparo en compartirlo. Todavía antes que eso, muchas tienen reparo en ir a terapia. Yo también pasé por ahí. Todavía antes que eso hay que buscar y encontrar un terapeuta. No sé, no son cosas fáciles que hacer. Hay que empezar reconociendo algunas cosas importantes, como la tristeza como normalidad, incluso como “vieja normalidad”.

• • •