Tanda de actualizaciones

Ayer me volví a saltar la escritura de una nueva entrada. Es algo insólito pero, cuando hace bueno, cuando hace sol y calorcito, disminuyen las probabilidades de que me siente a escribir. Contando como estamos contando aquí este verano los días soleados, con los dedos de la mano, es natural, pero sigue siendo algo sorprendente para un ermitaño tecnófilo como yo que encuentra sus amigos a través de Internet.

• • •

Otro sapo superado

Esta mañana he tenido la cita con el dentista, la dentista en este caso, que se me está pegando eso del lenguaje inclusivo que a veces me parece más exclusivo que inclusivo. En fin, ¿cómo ilustro la manera en la que he salido de allí?

• • •