Hielo en el parabrisas

Son las seis y media de la mañana. Llevo ya un rato despierto. A las siete abren el Penny, el supermercado. Otras veces he ido sin duchar, pero, si me levanto ahora, me da tiempo a darme una ducha y a vestirme y a llegar a las siete mismo, en cuanto abran. Dios mío, estoy yendo al supermercado a las siete de la mañana.

• • •