Viernes de cuarentena

Quería darme el gustazo de escribir una columna con un título de día de semana y que a la vez coincidiera porque la iba a publicar ese mismo día, pero no sé si ya publiqué una columna hace unos meses con el título de “Viernes”. Así que, para evitar conflictos (cosa que se me da genial), he cambiado el título a “Viernes de cuarentena”. Más allá de algunas obviedades, vamos con la columna de hoy.

• • •

Retos superados

Estoy de vuelta en Múnich después de dos días conduciendo de nuevo. Me he traído el monitor y la guitarra. La maleta todavía está por deshacer, pero estoy escribiendo esto en el monitor que me he traído y la guitarra ya está en su pie y afinada. Se siente raro estar aquí, especialmente en estas corona-circunstancias. Pero hoy vamos a celebrar los dos retos superados. Para hacerlo bien habría que hacerlo por separado pero, dadas las circunstancias, vamos a aunar estas celebraciones.

• • •

Miscelánea de estabilización

Como estoy en eso de que estoy empezando una fase de estabilización, qué mejor que una miscelánea de temas que sirvan a ese propósito. Me gusta la idea de la fase de estabilización. Mi nuevo grupo ya me está sentando bien. Aquí es donde añadiría algo acerca de lo mal que lo pasé ayer, donde lloré un par de veces después de ahondar en la amnesia post-BigCrunch. Pero mira, me voy a saltar esa parte en pro de la estabilización. Vamos allá.

• • •