Domingo

Buf, hoy me urgía otra vez esto de escribir. Son las nueve y media de la mañana y ya estoy aquí sentado, con la vista todavía enfocándose en la pantalla, haciendo correr el cursor sobre la pantalla en blanco. Ni siquiera me he cepillado los dientes.

• • •