Reemprendiendo la marcha

Me despierto poco antes de las ocho, antes de que suene la alarma. Es perfecto. Con un poco de suerte podré salir a correr y sentarme a escribir la columna. He salido a correr y, ahora, estoy escribiendo la columna. ¿Y si no fuera suerte?

• • •