La columna tardía

Normalmente suelo escribir por la mañana. Suele ser una de las primeras actividades de la jornada, si no la primera; una vez he desayunado y me he duchado. Hoy se ha retrasado y, además del reto de las mil palabras, el reto va a ser soportar a los mosquitos.

• • •