Considerando el dolor

Me siento después de comer aprovechando que Luqui sigue durmiendo después del largo paseo que nos hemos dado esta mañana, con visita a una Tiny House que están montando cerca de casa, saludos a vecinos varios, avistamientos de Brum brums y Guau guaus y de dar un par de vueltas con el Bobby Car.

• • •

Batiburrillo de recuperación

Jueves y viernes estuve sin escribir y, por tanto, sin publicar. Hoy es sábado, y aprovechando la siesta matutina de Luqui, que últimamente suele ser la única, dedico media hora de mi preciado tiempo como padre para practicar el noble arte de la comunicación y, en particular, la escritura. Vamos allá.

• • •

El shock de medianoche

Me despierto de un sueño profundo. Estoy tumbado en la cama y tengo a Lucas entre los brazos. Berrea como un Jumbo acelerando por la pista de despegue. La luz de la habitación está encendida y un olor fétido se expande por la estancia.

• • •