Viernes

Leerás esto en sábado, pero hoy es viernes para mí. Sigue siendo algo confuso, pero la confusión se ha reducido mucho. Tengo dos opciones: o escribo y publico el mismo día o hago una semana entera de buffer para que encajen este tipo de titulares y contenidos. También puedo, simplemente, titular a la columna de otra manera. Pero se trata de fluir, así que la columna de hoy se titula “Viernes”.

• • •

Working, working, working.

Nueve menos cuarto de la mañana, vamos a empezar hoy con la letra “N”, y ya estoy aquí sentado tecleando después de mi meditación matutina. Diez minutos, cada mañana. Es poco, pero al ser diario, se nota. Es infinitamente más que nada. Lo hago cada día, religiosa pero apócrifamente. Con un poco de suerte habré escrito bien esa palabra.

• • •

El libro gordo de Petete

Esta mañana, mientras desayunábamos en la terraza, disfrutando por fin de una mañana calurosa desde los primeros rayos de sol del día, hablábamos acerca de cortes de pelo. ¿Por qué una raya en el lado? ¿Por qué no en el centro? Algunas mujeres llevan la raya en el centro, pero ¿qué hombres se hacen una raya en el centro? Entonces me acordé de Petete.

• • •