Tres cosillas para hoy

Tres gardenias para ti, con ellas quiero decir… “Te quieeeeeeeero”. Algo así cantaba mi abuela. Todavía la recuerdo, en una mañana soleada, barriendo la terraza mientras cantaba “El vino en un barco, de nombre extranjeeeeeroooo”. Esta última era de la Piquer. La otra, no estoy seguro. ¿Gardel? El caso es que hoy no tengo tres gardenias para ti, pero sí tengo tres cosas importantes sobre las que quiero hablar. Vamos con ello.

• • •

Un pequeño cliente de correo en JavaScript

Aprovecho este rato solo en casa para recoger trastos, tragar un par de sapos y escribir esta columna. En dura competencia con la escritura de la misma, el Visual Studio Code abierto, el servidor de Django corriendo y un proyecto de programación a medio hacer. Pero vamos a darle un poco al blog.

• • •

El dilema del curso

Esta es una de esas veces en las que me quedo dudando con el título. Me doy cuenta y me pregunto: “¿Qué más da?”. Y sigo escribiendo. ¿Qué más da el título que le ponga? ¿Acaso no es más importante escribir la columna y hacerlo de una manera fluida y disfrutarlo? Pues sí, así que vamos allá.

• • •