The final of the Uncrunching

Cuando tenía once años, mis padres me enviaron a pasar un mes al sur de Inglaterra. La idea era empezar a ver mundo y aprender inglés. Yo era muy pequeño por entonces. Once años son muy pocos para, a mediados de los ochenta, meter a un niño en un avión y enviarlo solo a pasar un mes a Inglaterra.

• • •

El disfrute de compartir el frikismo

Viernes por la mañana. Termino la semana en este lado del espacio-tiempo, aunque cuando acabe de escribir esto lo programaré para ser publicado el lunes por la mañana y te lo encontrarás entonces. Se me sigue haciendo un poco raro este desfase, pero todo sea por tener esa columna fresquita, o calentita, recién horneada, a primera hora de la mañana. Vamos con ella.

• • •