El Mercedes amarillo

Caminé con Luqui por el aparcamiento de las tres tiendas. Daniela había entrado a hacer una batida en la tienda de zapatos y, en un momento más, nos tocaría entrar y ponernos a probar pares. Hacía un sol radiante y caminábamos entre los Brum-brums.

• • •