Un regalo inesperado

Se acabó el verano. La lluvia cae con fuerza. Las hojas de los árboles se sacuden con intensidad. El cielo está de un color gris uniforme. El ventilador de mi ordenador, a pesar de los últimos ajustes que le hice, sigue bufando. Algo menos, eso sí.

• • •