Cosas

Me levanto y abro el portátil todavía en la penumbra de la cocina. No me da tiempo a practicar una sesión de yoga, y tampoco una meditación porque tengo que subir a por el termo que se dejaron en el desván para preparar el café antes de que lleguen Mirek y su hijo, así que hoy pruebo a escribir esto recién levantado. Paso por el cuarto de baño, me bebo un vaso de agua y me siento a escribir. Vamos allá.

• • •

Considerando el dolor

Me siento después de comer aprovechando que Luqui sigue durmiendo después del largo paseo que nos hemos dado esta mañana, con visita a una Tiny House que están montando cerca de casa, saludos a vecinos varios, avistamientos de Brum brums y Guau guaus y de dar un par de vueltas con el Bobby Car.

• • •

Considerando el marsopeo

Vamos hoy con este título tan llamativo. Lucas camina calle abajo de la mano de Daniela y yo ya he medido la anchura de la terraza, hecho números de la cantidad de tablones que hay que comprar y rellenado el formulario para contratar el hosting para la asociación, a la espera de que Daniela me confirme el nombre del dominio. Cumplidas mis labores, me atrevo a entregarme a la columna de hoy. No sé lo que durará, pero bien podemos empezar.

• • •