Señales de prosperidad

Domingo por la tarde. Después de estar lloviendo todo el día, se abren los cielos y sale el sol. Daniela y Lucas dormitan en el sofá y me pregunto cuánto va a durar. El lavaplatos suena de fondo. ¿Me dará tiempo a escribir una columna? “Cualquier otra cosa, casi, sería más ruidosa”, me digo para ponérmelo a huevo.

• • •

Cartas a los padres: quinto mes

Me encanta esta nueva moda en la que desayunamos y luego Lucas y Daniela se retiran a dormir un poco más. Así me quedo yo con un rato en el que hacer lo que quiera. Hoy vamos a encontrar un compromiso.

• • •

Un día de lago

Mierda. Me parece que me acabo de cargar un comentario de McGior en la columna de “Las vacunas de estraperlo“. Le había dicho a WordPress “No es spam”, pues el comentario había sido clasificado, por algún motivo, como tal, y ahora no lo encuentro por ningún sitio. McGior, lo siento. Muchas gracias en cualquier caso por tu comentario. Siento haberlo perdido.

• • •