Al borde de las lágrimas

Buf. Lunes por la mañana para mí, martes para ti. Me levanto. No sé ni cómo me siento. Desayuno. Me ducho. Medito. Ya sé cómo me siento. Se me hace evidente que no quería saber cómo me sentía. Ya lo sé. Empieza la semana.

• • •