Vengo de terapia de grupo

Esta vez es más tarde cuando me siento a escribir las páginas matutinas; más allá de las once. En esta ocasión vengo de terapia de grupo. He dicho que no iba a hablar de lo que ocurría en el evento, por respeto a los demás y al proceso, pero supongo que sí que puedo decir que vengo de allí. Y es todo un progreso para mí.

• • •

La columna sin título

Es lo que tiene escribir cada día, que a veces hay que improvisar. La de hoy, por ejemplo, es la columna sin título. Podría haber sido el jinete sin cabeza, o la cabeza sin jinete. O el cohete que tiró para atrás. Me encanta cuando empiezo a escribir tonterías. Me hace sonreír. Tal vez a eso se referían esos lectores.

• • •