Entre lo que se hace y lo que hay que hacer

Este es un título algo genérico y llamativo para un tema que vamos a ver cómo desarrollo y con al que llevo un par de días dando vueltas. Puede ser muy interesante, así que vamos con ello. Dado que hoy estoy un poco espesito, me pregunto qué tal me va a salir. En un momento más lo sabremos.

• • •

Estadísticas

Mentiría si dijera que no soy fan de las estadísticas. Lo soy. Montar un sistema de estadísticas fue una de las primeras cosas que hice. Quería saber cuánta gente lee lo que escribo. Es verdad, y lo más importante es aceptar y reconocer la verdad. A partir de ahí, y teniendo en cuenta que esa gran letra “M” ya tiene algo sobre lo que apoyarse, continuemos.

• • •

La página en blanco

Hoy estoy en blanco. Verdaderamente en blanco. Normalmente, cuando me siento a escribir, tengo al menos una idea de lo que voy a contar. Sin embargo, hoy, estoy en blanco. Este va a ser un ejercicio especialmente interesante. Aunque noto que tengo cosas que contar, mi cabeza está completamente vacía. Este es un cambio ciertamente estimulante.

• • •

Superación y algo más (I/II)

Esta mañana vengo de la última sesión de mi grupo de estabilización y reorientación. En esta ocasión he ido ya muy removido. He dormido mal, me he despertado relativamente cansado y, cuando he salido de casa, me he dado cuenta de que llevaba algunas lágrimas conmigo. Odio cuando eso sucede. Voy por ahí, en cierto modo, sujetando todo eso y guardándomelo para después, para casa. Todo lo que hago necesita de un esfuerzo extra, el esfuerzo extra que me lleva aguantarme las lágrimas.

• • •

Puesta al día

No os habéis dado cuenta, porque han seguido saliendo columnas diariamente aquí en los últimos días, pero llevo dos días sin sentarme a escribir las páginas matutinas, esta columna que en este lugar publico. Al tercer día, me siento aquí de nuevo y vuelvo a teclear. Lo he echado de menos.

• • •