Ego, seres humanos y winmódems.

Hoy traigo una de esas columnas raras que me gustan a mí en la que mezclo algunas cosas que, aparentemente, no tienen ninguna conexión pero que, en una mentalidad en la que todo está conectado con todo, sí que la tiene. Se trata de una metáfora de corte informático que nos puede resultar de utilidad para comprender mejor e incluso llegar a apreciar el ego y su trabajo. Vamos allá.

• • •

La columna enfadada

Hoy venía con la idea de escribir una interesante columna acerca del ego, los seres humanos y los winmodems. Esto es algo así como las churras y las merinas pero tiene sentido, y cuando me ponga a escribirla os daréis cuenta de cómo y por qué, pero después de pelear con el ordenador durante más de hora y media para conseguir conectarlo a la red wifi a la que lleva un año conectado sin ninguna novedad, pues como que se me han ido las ganas. Ahora sólo quiero escribirme algo rapidito y quitarme esto de en medio y poder grabar el podcast, que ayer no lo conseguí grabar y eso me enfada.

• • •

La D

Entré en la tienda de guitarras de la Pariserstrasse que, por cierto, según la reseña en Google había sido fundada por el guitarrista líder de los Scorpions. ¿Los Scorpions? Por supuesto: “Still loving you”, que venía en el recopilatorio de “Noches de blanco satén”, y también “Wind of change”, que al parecer soó fuerte por aquí cuando cayó el muro de Berlín.

• • •

Dispara, apunta, dispara.

Hace ya algunos años, cuando escribía en javiermalonda.com (por cierto, el que hay ahora allí es otro), me dedicaba a temas de desarrollo personal. Era la época en la que estaba aprendiendo PNL y yo estaba entusiasmado con todo aquello. Por primera vez podía hacer algo útil acerca de lo que me ocurría.

• • •