The way of the exploding Freiberufler

Desde luego, a nivel de SEO, mis títulos son una porquería. El plugin de Yoast rabia conmigo. Ni tengo frase objetivo, ni escribo pensando en el SEO ni nada por el estilo. Lo hago por simple disfrute. Me tiene que gustar a mí. Me lo tengo que pasar bien. De ahí que salgan títulos de columna como este: “The way of the exploding Freiberufler“.

¿Y por qué esto, Javier? ¿Por qué? ¿Por qué?

Pues porque estoy en el proceso de hacerme autónomo en Alemania, y no se me ocurre nada tan difícil, aburrido e incómodo, así que tengo que buscar y encontrarme una manera de hacérmelo más divertido. Esta es una de ellas.

¿Pero por qué “The way of the exploding Freiberufler“?

Permíteme, por favor, que te cuente una historia

Eran finales de los ochenta. Yo acababa de comprarme… Corrijo, mis padres me acaban de comprar mi primer ordenador: un Spectrum 48+. Después de haber pasado un verano tan aburrido, sin poder intercambiar juegos con mis amigos, que había recurrido al manual de instrucciones y había aprendido algo de BASIC, llegó la vuelta al cole y con ello el volver a encontrarme con mis amigos y el poder intercambiar juegos con ellos.

Llegaba con la cinta a casa, la metía en el radiocassette conectado al ordenador y le daba al Play. Con ese estridente sonido típico de la carga de los juegos de Spectrum y en un proceso que hoy se antoja de ciencia ficción, el juego cargaba a lo largo de varios minutos.

Por aquella época llegó a mis manos un juego de kárate que la estaba petando: “The way of the exploding fist”. El camino del puño explosivo. Por entonces no me cuestionaba los nombres de las cosas y aquel juego podía llamarse como quisiera. Además, en inglés, todo me sonaba bien. Sonaba exótico. Sonaba mejor.

Patada alta, patada baja; puñetazo alto, puñetazo bajo; voltereta hacia atrás… En fin. En dos o tres escenarios me batía contra diferentes karatekas. Aquello era un prodigio de la técnica a varios niveles diferentes.

Han pasado muchos años y hoy me estoy haciendo Freiberufler. Autónomo. En un cierto nivel de mi inconsciente estas cosas tienen una cierta relación de utilidad.

El caso es que me senté y estuve leyendo varias veces un pequeño folleto de la Bundesagentur für Arbeit acerca de iniciar una actividad económica mientras recibía el paro. Con cada pasada que hice por el folleto, las cosas se aclararon más y más, como si en aquellas páginas hubiera un extraño código y, con cada lectura, los extraños símbolos fueran cobrando sentido hasta hacerse legibles.

Al parecer, la clave principal para conservar la prestación por paro está en que mi nueva actividad me requiera menos de quince horas semanales. Luego está la parte de los ingresos.

Puedo ingresar hasta 165 euros netos al mes y continuar recibiendo el paro. A partir de esa cifra, los beneficios se restan de la prestación por desempleo. Me parece justo. De esta manera puedo empezar y seguir cobrando el paro. A medida que gano más, recibo menos.

Fenomenal: entonces sólo tengo que hacerme Freiberufler. Investigando me enteré de que bastaba con rellenar un formulario online en el sitio web del Finanzamt.

Cuando parecía que estaba todo resuelto, al menos a nivel operativo, me asaltó la siguiente pregunta: ¿puedo vender productos digitales siendo autónomo o tengo que fundar una pequeña empresa?

Espoleado por mi recientemente descubierta habilidad de leer textos farragosos en alemán y comprenderlos mediante sucesivas lecturas, me aventuré a investigar por la web. Encontré informaciones incluso contradictorias:

  • Para vender productos digitales hay que fundar, necesariamente, una pequeña empresa.
  • Se puede vender digital en régimen de autónomo si se vende a través de plataformas de terceros
  • Se puede vender digital en régimen de autónomo si lo vendido no contiene elementos de terceros, sino que es completamente original

Esta mañana ya me tragué el sapo de hoy: llamada a la empresa que ofrece el curso de orientación laboral para explicarles que vamos a tener un bebé en un par de meses y que estamos especialmente sensibles con el tema del coronavirus y que me pregunto si el curso va a ser online o presencial. Me está saliendo músculo traga-sapos. Cada vez es más fácil.

Se alza ahora el siguiente sapo en el horizonte del camino del Freiberufler explosivo: encontrar a alguien, seguramente un asesor, que me pueda aclarar el asunto de la venta de productos digitales en régimen de autónomo.

Hat irgendjemand eine Ahnung?

Kiá!

Mientras tanto: dar cera, tragar sapo.

Fuente
4

#aprender#autónomo#freenlancer#freiberufler#hipnosis#investigar

Respuestas

  1. Dani - 12 de noviembre de 2020 @ 11:28

    La pregunta: “¿puedo vender productos digitales siendo autónomo o tengo que fundar una pequeña empresa?” ¿es por ser en Alemania o si fuera España también te la harías? No entiendo qué problema puede haber siendo autónomo con vender productos digitales. ¿No se puede? (entiendo poco de esto)

    • Javier - 12 de noviembre de 2020 @ 14:32

      No sé cómo está la cosa en España, Dani. Aunque sí que he sido autónomo en España, creo que un par de años, nunca he tenido que enfrentarme al reto de vender productos digitales. Ahora estoy en la tesitura en Alemania y estoy encontrando que se trata de una zona gris.
      Al parecer son legalmente actividades diferentes. Una cosa es poner los conocimientos y habilidades al servicio de alguien más (autónomo -freelance-, seguramente ya me estoy equivocando aquí) y otra es comerciar con algo, aunque sea digitalmente. Lo segundo implica, por ejemplo, llevar una contabilidad.
      Ayer leí que no había que confundir autónomo con freelance. Sinceramente no sé cuál es la diferencia. Si esto ya sería complicado en español para mí, el alemán no lo hace más fácil.
      Tal vez alguien nos pueda iluminar por aquí…

      • Dani - 12 de noviembre de 2020 @ 15:05

        Ahora lo entiendo mejor. Sería interesante que alguien nos lo explicara por aquí….

  2. Rosana - 16 de noviembre de 2020 @ 00:20

    En España como autónomo sí puedes vender productos digitales. De hecho, las diferencias primordiales entre hacer una SL o quedarte como autónomo, son los impuestos que pagas y la responsabilidad que tienes si no cumples tus obligaciones. Siendo autónomo pagas con tu vida, y siendo SL, con la de la empresa. Si la empresa no tiene haces un “ahhh mí no saber” (en teoría). Así que si lo que cuentas de los alemanes es así, me parece una vuelta de tuerca typical Deutsch. Si hay algo peor que la burrocracia española, es la alemana, pero sólo por estar en alemán.

    • Ed - 16 de noviembre de 2020 @ 13:09

      Como bien dice Rosana, en España no hay distinción a la hora de facturar productos digitales, físicos o servicios. Quizás en Alemania sea diferentes.

      En Inglaterra sé que es muy sencillo facturar pequeñas cantidades para la gente que empieza, en Alemania ni idea, pero en España seguro que no.  Hay un falso mito de que aquí se pueden facturar pequeñas cantidades sin necesidad de darse de alta en autónomos. Es falso. La confusión es porque en España pagas impuestos en 2 organismos diferentes: Por un lado a Hacienda (IVA e IRPF, que mientras les pagues a ellos, no se van a preocupar si eres autónomo o no), por otro lado a la Seguridad Social (les pagas Autónomos. No tiene sentido pagar más de cuota fija más que lo que vas a facturas. Pero si les da por cruzar datos con Hacienda, ya te has metido en un lío). Hay un vacío legal que según a quien preguntes te dirá una cosa u otra, ni en las Administraciones se ponen de acuerdo. Dependerá del inspector que te toque si decide hacer la vista gorda o no. España es así.Hace unos años había una triquiñuela alegal con las “cooperativas de autónomos”, en las que dabas de alta solo los días que facturabas, pero en cuanto se popularizó, la Seguridad Social dijo que era ilegal.

      La diferencia entre ser autónomo y SL, es clara a nivel teórico (limitación de la responsabilidad a nivel personal o de empresa), pero en práctico no. Si, siendo una SL cometes una falta, La Seguridad Social va a ir contra el Administrador de la SL. Solo tienen alguna ventaja si quieres dejar un pufo a los proveedores o si sois varias personas las que queréis formar la empresa. 
      Para solo una persona, a nivel de impuestos da un poco lo mismo, que pagues los impuestos como IRPF o como impuesto de sociedades. Hacienda te va a crujir igual, es el “socio tonto”.Empezar a emprender en España no es fácil. Se aplica la misma burocracia a un chaval que factura 100 € que a una empresa de 1000000 €

      • Javier - 16 de noviembre de 2020 @ 14:53

        En Alemania hay bastantes ventajas a la hora de empezar. Creo que hay una exención incluso del pago del IVA para facturaciones por debajo de los 21.000 euros al año (o así). Tampoco se pagan impuestos por debajo de ese límite. Tengo que revisarlo, pero esto es lo que me ha parecido entender de mis primeras pesquisas.

        Hasta ahora he sacado de la información de páginas web y a veces cada una dice una cosa. Un poco como si viniera alguien aquí a informarse sobre el asunto a partir de mis escritos. Más le vale cogerlo con pincitas… 🙂

        Gracias por el aporte, Ed.

    • Javier - 16 de noviembre de 2020 @ 14:50

      Gracias por tu contribución, Rosana.
      Tengo todavía pendiente informarme más de cómo es aquí en Alemania. Ya os contaré mis averiguaciónes.

Deja una respuesta

Tu direción de email permanecerá oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).