Sale el sol en verano

Un título curioso para la columna de hoy. En verano sale el sol, más que nunca, pero aquí hemos pasado los dos últimos días bajo la lluvia y con temperaturas que empezaban por uno. Esta mañana, al levantarme, doce grados. Por la noche se me salieron los pies por debajo de la manta y esta mañana mi nariz moqueaba y moqueaba. Pero hoy, por fin, vuelve a ser verano.

En serio. Ayer salimos por la tarde a pasear y llevaba una camiseta y encima una cazadora gruesa. Había algo de viento y me dolían las manos ligeramente del frío. Si hubiera llevado unos guantes de lana me los hubiera puesto. Estoy confuso; ¿es el cambio climático o es el tiempo errático de Múnich?

Aquí tiene lugar un fenómeno meteorológico digno de mención: las tendencias absurdas de temperaturas. A la diez de la mañana puede hacer más calor que a las doce del mediodía. Por la tarde, a eso de las nueve, puede hacer más calor que a media tarde. Eso algo que me rompe los esquemas.

Pero en fin, dejemos el tiempo a un lado mientras cierro la puerta de la terraza porque me está entrando un cuchillito por la espalda. Para ser cinco de agosto, no está mal. Está raro. Muy raro.

Hoy es uno de esos benditos días en los que me siento aquí a escribir a verlas venir. De esas mañanas en las que, un par de veces, me he dicho: “Para de pensar en lo que vas a escribir. No hace falta. Ya escribirás lo que tengas que escribir”. Y aquí estoy, escribiendo haciendo un salto al vacío.

Esta mañana ha salido por fin la columna en la que hablo del Diario Teutón como primer producto que estoy preparando. En la misma puse un enlace al extracto del libro que preparé. Al principio había subido el fichero a Dropbox, pero dado que desde allí se abría una previsualización en lugar de ofrecerse la descarga del archivo, moví el mismo a Google Drive, que actúa de esta última manera. En esta columna que salía hoy, creía que el enlace apuntaba a la antigua ubicación, así que hoy, incluso antes de sentarme a escribir esto, he revisado la entrada para corregir el enlace. Pero ha sido en vano, ya que el enlace apunta a la página de venta del libro en lugar de a la ubicación directa del fichero con el extracto. Creo que ya lo tuve en cuenta en su momento, cuando estaba dudando entre Dropbox y Google Drive.

Ayer estuve además a vueltas a la lista de correo de notificación de nuevas entradas. Estoy dividido. Por un lado no creo necesitarla, pues escribo todos los días. Por el otro, vi que había una docena de personas apuntadas, que esperan las notificaciones diariamente y que no las están recibiendo. Eso me molesta. Así que estuve jugando con el cronjob del plugin que utilizo pero no conseguí hacerlo funcionar. Algo está mal con ese plugin. Así que lo quité, haciendo primero una copia de las direcciones de correo de los suscritos, e instalé otro: Mail Poet.

Tiene muy bien aspecto. Parece limpio, está traducido al español y tiene un asistente para la configuración inicial. Lo que más me convenció del plugin es que lo utilizaba la profesora del curso de “Ganar dinero con un blog” que visité el mes pasado. También lo he oído recomendado por otras fuentes.

Configuré el asunto de notificar nuevas entradas, me suscribí a la lista, y a esperar al día de hoy. Teóricamente me debería haber llegado una notificación de la entrada de hoy. Interrumpo un momento la escritura de este texto para comprobar si la notificación me ha llegado o no.

No, no me ha llegado. Odio cuando estas cosas no funcionan.

Hace unos años utilicé MailChimp, uno de los servicios más populares para el envío de emails de manera masiva. Tengo buenos recuerdos, así que tal vez es el momento de explorarlo. No sé, aprovechando esto de haceros preguntas… ¿Necesitáis que os avise de las nuevas entradas? Si no, ¿qué ponemos en ese cuadradito donde está la suscripción?

Mencionar una vez más que este lugar también es vuestro. Podéis sugerir cambios. Por ejemplo, ¿cuántas entradas queréis en la portada? ¿Movemos las cajas con información bajo el logo a la parte inferior de la página? En fin, cualquier cambio de legibilidad y usabilidad que queráis sugerir lo tendré en cuenta.

Por lo demás, sigo en Múnich, Alemania. De momento he aplazado lo de bajarme a Valencia. Ayer salieron por fin las cifras de contagios y parece que el ritmo ha bajado, pero quisiera estar algo más seguro. Mi mayor temor es bajarme en avión y que después haya debacle y se empiecen a cancelar vuelos y me quede en tierra y tenga que volver haciendo auto-stop.

Y esta es la parte en la que me quedan 150 palabras más pero me detengo y que quedo un momento vacío, en silencio, preguntándome “¿Qué más puedo contar?”.

Para hoy tenemos en el plan la ascensión a un pico cercano, la montaña negra. No está tan fea la cosa como la pintan. Es una buena subida, de esas que arden los muslos al cabo de un rato y me pregunto “Buf, ¿cuánto queda? ¿Qué demonios hago aquí?”. Daniela está de vacaciones y necesita salir de casa y necesita acción. A mí me da igual. Bien podría pasarme la tarde tumbado en el suelo viendo vídeos de YouTube, pero como estoy en esta tendencia de salir de casa y conectar con la tierra y con el mundo y tomar el aire, pues salir y subir una montaña y mover las piernas y hacer ejercicio es algo que, seguro, me vendrá bien. Esta mañana me he saltado la sesión de jogging matutina para reservarme para el esfuerzo.

Ya está: mil palabras.

Cuidaos mucho y stay safe.

Hoy una de esas imágenes que tenía hace tiempo y que no había encontrado el momento de poner.
Me encantan las placas azules en las calles alemanas.
Fuente: Javier
3

#coronavirus#el diario teutón#montaña#producto#tiempo

Respuestas

  1. Julia - 11 de agosto de 2020 @ 07:14

    En el botón de suscripción puedes poner el enlace al feed RSS.
    Quién es Daniela? Esa es una historia que yo leería con gusto por aquí. Sin desmerecer los temas técnicos, creo que tiene más gancho que la decisión de qué plugins usar.

  2. Javier - 12 de agosto de 2020 @ 08:51

    Gracias Julia por la sugerencia del feed RSS. Me pongo con ello en cuanto suba la columna de hoy.
    Gracias también por la sugerencia de escribir acerca de Daniela. Acabo de terminar una columna al respecto.

  3. Julia - 12 de agosto de 2020 @ 23:36

    Gracias a ti. Seguiremos leyendo con interés.

Deja una respuesta

Tu direción de email permanecerá oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).