Reconectando

No encontraba el momento para sentarme a escribir. Tenía que ser un momento especial o algo así. Tenía que tener un yo qué sé que qué sé yo. Pero me he quedado aquí jugando con el ordenador nuevo y de pronto me doy cuenta y estoy solo. Así que para qué esperar más. En algún momento habrá que empezar.

Han pasado dos meses, casi. Estamos de vuelta en Alemania. De momento en casa de los suegros, a la espera de que mañana vengan los que nos ayudaron a hacer la mudanza para ayudarnos a sacar las cosas del garaje y desparramarlas por la casa nueva. Muchas novedades por el camino. Muchas cosas han sucedido en estos dos meses.

La primera y más importante, jejeje: me he comprado un ordenador nuevo. Sí, lo he hecho.

Me he comprado un MacBook Air, la versión más modesta. Por suerte pillé una oferta y lo conseguí por debajo de los mil euros, pero sigue siendo mucho dinero para mí para invertir en un ordenador, acostumbrado a revivir ordenadores viejos y a tirar de retales. Pero… ¿qué decir?

Qué pantalla, oiga. Qué teclado. Qué gusto de altavoces, que es absurdo que suenen tan bien. ¡Y sin ventilador! No se oye absolutamente nada. Es increíblemente silencioso. Por encima de este silencio, sólo las teclas suenan estruendosamente. En fin, estoy muy contento con la compra. La verdad es que es una pasada de ordenador, tanto en hardware como en software, bello hasta el último píxel.

En fin, basten estas líneas como toma de contacto tras el parón estival y más allá. Otro día iremos más en profundidad en lo que sucedió en España, si se terciara, y nos iremos centrando en el futuro, porque empezamos nueva etapa. Casa nueva, vida nueva.

Espero que hayáis llegado todos bien hasta aquí y que sigáis prosperando y aprendiendo a sentiros mejor. Yo sigo haciendo mi parte.

¡Un saludo!

3

#Alemania

Contribuciones:

  1. Ramón - 5 de octubre de 2021 @ 16:47

    Dos cosas

    Primero. Me alegro que estés de vuelta, se hacía muy pesado entrar todas las mañanas y no tener noticias tuyas. ¡Tienes que ponerte al día!
    Segundo. He hecho lo mismo, he comprado el mismo ordenador. Hasta que no lo pruebas no te das cuenta de la maravilla que es, y la batería es inagotable.

    Aquí nos vemos, no desaparezcas otros dos meses, que nos preocupamos.
    abrazo

    • Javier - 5 de octubre de 2021 @ 19:39

      Gracias por tu comentario, Ramón.

      Buf, es que he estado en un montón de otras cosas y además, esa era la gracia de la desconexión.
      El ordenador es una pasada. Ya hablaremos más largamente. Ahora estoy disfrutando de lo de pasar entre escritorios con tres dedos sobre el trackpad.

      Gracias por estar ahí. Un abrazo. 🙂

  2. Enrique - 6 de octubre de 2021 @ 09:37

    Gracias por volver a publicar Javier, se te echaba de menos.
    Espero que hayáis tenido un buen verano y que disfrutes mucho del nuevo ordenador.
    Saludos.

    • Javier - 6 de octubre de 2021 @ 12:49

      Un placer. Gracias por el comentario 🙂
      Todo bien y disfrutando, gracias. 🙂
      Saludos.

  3. Dani - 6 de octubre de 2021 @ 13:36

    ¿En serio? ¿Un mac? No me lo puedo creer!!!! Jajajajaja

    Bienvenido al mundo apple!!!!

    • Javier - 6 de octubre de 2021 @ 19:46

      Bueno, ya tuve un Mac mini en la época de Regensburg. 🙂

  4. Manuel - 6 de octubre de 2021 @ 23:24

    Espero que estos dos meses te hayan servido para descansar, recargar las pilas y disfrutar de la familia.

    Me siento identificado con tu compra, en mi caso ha sido un iPhone (principalmente forzado por necesidades técnicas) y acostumbrado a Android’s de gama baja-media, esto es otro mundo.

    • Javier - 7 de octubre de 2021 @ 21:32

      Más o menos, gracias.

      ¿Necesidades técnicas? Me encantaría tener un iPhone, ahora que me he puesto. De momento tiro con el Samsung Galaxy 8 que heredé de mi padre, que tenía mejor teléfono que yo. Muy buen móvil. Por cierto, llamar a estas cosas teléfonos se me hace a estas alturas una aberración. ¿Soy el único?

      • Manuel - 8 de octubre de 2021 @ 21:31

        En su día tuve un Ipod touch y quedé tan decepcionado por su obsolescencia que dije nunca más. Ahora estoy tentando de volver para que mi vida laboral sea más sencilla (ahora trabajo en una empresa 100% Apple)

        Con respecto a llamar teléfono a ese ordenador de bolsillo que llevamos todos, tengo una anécdota divertida del otro día cuando desde Facebook/Instagram/WhatsApp se cayeron. Tuve que contactar con un compañero, le mandé un mail y al ver que no me respondía le mandé un SMS…. su respuesta: “cómo has hecho eso si WhatsApp está caído”… a veces me olvido lo viejo que soy y los jóvenes que son mis compañeros.

        • Javier - 9 de octubre de 2021 @ 09:11

          Yo también tuve un iPod touch, qué pasada de cacharro. Parecía magia. Sí, los productos de Apple caducan bastante rápido, a los pocos años. Es lo que tienen.

          Jejeje, muy buena la anécdota. 🙂

Deja una respuesta

Tu direción de email estará oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.