Puesta al día

No os habéis dado cuenta, porque han seguido saliendo columnas diariamente aquí en los últimos días, pero llevo dos días sin sentarme a escribir las páginas matutinas, esta columna que en este lugar publico. Al tercer día, me siento aquí de nuevo y vuelvo a teclear. Lo he echado de menos.

He faltado porque he estado muy ocupado. Durante el fin de semana, sábado y domingo, he estado acudiendo a un curso titulado “Geld mit Blogs verdienen”, que podemos traducir como “Ganar dinero con blogs”.

Ya sabéis que, en esta nueva etapa, una de mis metas es ganar dinero con el blog de manera que pueda terminar prescindiendo de un trabajo al uso. Como estoy haciendo últimamente, estoy tomando acción y llevando mis ideas a la práctica.

Durante muchos años he estado pensando mucho. Hay algunas corrientes dentro de todo esto del desarrollo personal que se basan en el pensamiento positivo, y en que si pensamos mucho y muy fuerte en las cosas que queremos, estas se terminan manifestando. Yo he hecho mucho de eso en los últimos años y este es mi resumen al respecto:

“A Dios rogando y con el mazo dando”

No sé si es así exactamente o con un “pero” en lugar de con la conjunción copulativa “y”. Lo puedes poner como quieras. “La cabeza en las nubes y los pies en la tierra” es otra manera de hacerlo. Sí, soñar es importante y fundamental, pero luego las ideas hay que ponerlas en práctica, hay que bajarlas a la tierra; hay que hacerlas realidad. Dar vueltas a las ideas es tan sólo dar vueltas a las ideas. Centrifugar ideas… ¿para qué sirve eso? Por lo menos sirve para quedarse quieto e inactivo.

En esta última etapa, y siguiendo las enseñanzas de Daniela, que es una maestra en esto, estoy moviendo el culo, estoy haciendo cosas, estoy dando pasos. El valor de esto es enorme.

¿Por qué no he hecho esto antes? Básicamente, porque estaba hecho una mierda. Porque me aterrorizaba salir de casa. Porque, con tanto dolor, ver a otras personas en mi campo de visión era un recordatorio del daño que, en cierto modo, me había hecho a mí mismo y todavía estaba sanando. Estoy haciendo cosas ahora que estoy preparado para ello. Es importante respetar los tiempos.

Y una de las cosas que he hecho ha sido, este fin de semana, aprovechar un curso de dos días para aprender a ganar dinero con un blog. El curso, organizado por la VHS, la Volkshochschule alemana, algo así como la escuela alta del pueblo, traduciendo la cosa en un pim pam, tuvo lugar de 10 a 17 horas tanto sábado como domingo. Debido a esto, y a la segunda carrera de Fórmula 1, tuve que renunciar a escribir las páginas matutinas. Debido a esto, se me está acabando el buffer de historias escritas. Ahora mismo, esto que escribo es lo que saldrá mañana.

Pero oye, está bien, que me lo estoy currando mucho y tampoco va a explotar el mundo si un día falta una columna nueva y fresca aquí. Me puedo relajar.

El curso estuvo muy bien. Para mí, el mero hecho de estar en una habitación con otras personas ya era algo excepcional e interesante, en estos tiempo de Uncrunching pero especialmente en estos tiempos de Coronavirus. Y además gente con mis mismos intereses; gente con sus blogs o con la idea de abrir un blog y monetizarlo. Monetizar un blog, qué cosa más rara. Convertirlo en monedas.

Éramos seis, cuatro mujeres y dos hombres. A lo largo de los dos días estuvimos repasando las diferentes opciones para ganar dinero con un blog. Lo podrías resumir en servir a tus clientes de la mejor manera posible. Vamos, lo que viene siendo un negocio desde el principio de los tiempos. Nada especial.

Lo encontré muy interesante y me abrió los ojos y la mente de diferentes maneras, llevándome de allí varias páginas de notas y algunas acciones concretas que iré implementando en los próximos días, mientras sigo rogando a Dios pero también dando con el metafórico mazo.

¿Qué fue lo más importante que aprendí? Probablemente la idea del “Buyer persona”. Esto es: ¿quién es mi cliente ideal? ¿A quién sirvo? ¿Quién es la persona que más va a valorar lo que yo ofrezco?

Hicimos un ejercicio muy interesante usando una herramienta llamada algo así como “mapa de empatía”. Lo que más me sorprendió fue darme cuenta de lo mucho que ya sabía de mi cliente ideal, así como lo mucho que tiene que ver conmigo y con quien yo era hace doce o trece años. También encontré muy interesante el darme cuenta de cómo había mucho más de lo que yo había pensado. Una vez más, el mundo es mucho más grande que el modelo del mundo que yo tengo dentro de mí.

Y eso fue lo más enriquecedor del curso, el estar allí, el sentir la energía de aquellas personas, de la profesora, a la que le encantaba todo esto. El recibir su input. El, mediante ello, ampliar mis miras y mis posibilidades y mis opciones. Realmente estaba muy excitado y con ánimos renovados al salir de allí. Los 120 euros que invertí bien lo valieron.

La Fórmula 1 estuvo muy bien. Lástima la parada en boxes de Sainz y genial la última vuelta de Lando Norris. Debacle en Ferrari, que se hunde todavía más en la misera. Los Racing Point vienen muy fuerte, con un Checo Pérez que está que se sale. Ver la Fórmula 1 me hace echar mucho de menos mis tiempos de SimRacer. Hmmmm…

Esta mañana he tenido la primera entrevista de trabajo. Ha sido la primera que he hecho en mi vida en la que he estado tranquilo y hasta lo he disfrutado. Y cómo he hablado, madre mía. Me estoy dando cuenta de que, a medida que las fuerzas me empiezan a acompañar, hablo por los codos. Quienes escucháis el podcast ya estáis al tanto de ello pero, experimentarme hablando en alemán con tanta soltura y con tanta naturalidad… la verdad es que ha sido muy agradable.

Así que os tengo que conocer mejor, eso es parte de mis deberes. ¿Cuáles son vuestros sueños, vuestras metas, vuestros propósitos? ¿Cómo puedo serviros?

Volveremos a esto repetidamente en el futuro.

Glad to be back.

5

#ánimo#aprendizaje#blog#curso#empatía#persona

Deja una respuesta

Tu direción de email permanecerá oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).