Noticia bomba

Un titular un poco explosivo para compartir aquí una noticia impactante. No me gusta la explosividad del título pero… ¿cómo lo digo si no? ¿Notición? ¿Comunicación importante? ¿Tengo una noticia que compartir contigo? ¿Ven que te voy a contar una cosa? ¿Al pan pan y al vino vino? En fin, que hoy tengo algo grande que compartir aquí.

Temo que, a estas alturas, y con solamente unas pocas líneas, alguien diga “Ah, ya sé de qué se trata”. Me gustaría mantener el suspense hasta el final, como si se tratara de la revisión de un examen de Transmisión de Calor. Caray, todavía estoy traumatizado con estas cosas. ¿Alguien ha soñado aquí alguna vez que estaba de nuevo en la universidad? La de mañanas que me he despertado sudoroso preguntándome “Pero… la carrera la he terminado, ¿no? ¿Verdad? ¿Eh eh?”. Y tener que pensarlo detenida y lógicamente para asegurarme. Qué susto.

En estas últimas semanas, y en estos últimos tiempos, he hecho algunas cosas que tal vez no tenían sentido para algunos lectores. Por ejemplo, me hecho un segundo test de corona porque tenía unos extraños calores. Lo que quiero decir es que he sido especialmente precavido, extremando precauciones, que es lo que realmente quiere decir ser especialmente precavido, y caray la de rodeos y circunloquios que me estoy dando en esta ocasión.

El caso es que, en las últimas semanas, ha habido varias ocasiones en las que, para mantener mi integridad, tenía que compartir una pieza de información que se notaba que faltaba y que me he estado guardando porque no tenía permiso para compartir aquí todavía, que menudo oficio más extraño este de escribir y ahora grabar un podcast compartiendo mi vida a través de Internet.

Poco a poco se ha ido acercando ese momento y se ha ido haciendo obvio que llegaba la ocasión de compartir esto. En fin, que si todavía no te has hecho una idea de lo que voy a contar, entonces tenemos que hablar.

¿Lo digo? ¿Lo digo ya? Venga…

Voy a ser padre.

Voy a ser padre. Yo.

¿Qué me dices?

Voy a ser padre.

De hecho, hasta sabemos el sexo de lo avanzada que está ya la cosa, lo que te puede dar una idea de lo que me ha costado aguantarme el contar esto.

Para finales de Enero voy a tener un hijo.

Caray, la emoción me embarga.

Me embarga la emoción y también estoy cagadito. Me embargan las cagaleras.

¿Seré un buen padre? ¿Cómo lo voy a hacer? ¿Voy a dar de mí? ¿Voy a poder hacer todo lo que el proceso me va a requerir?

Recordemos que vengo del Big Crunch, que es una manera simpática de decir que llevo seis años y medio metiéndome el esqueleto dentro del cuerpo, recuperando la pinza que perdí por el camino y llorando como un hijo de puta semana sí semana no. Hasta hace nada estaba hecho fosfatina. Últimamente, afortunadamente, estoy levantando la cabeza, literal y metafóricamente. Llevo pisando el acelerador desde que estoy con Daniela y ahora, que voy a ser padre, como pise más fuerte voy a atravesar la chapa.

Voy a ser padre.

Eso es algo impactante para mí. Supongo que para cualquiera, pero para mí, viniendo de donde vengo, es doblemente impactante.

Cuando nazca mi hijo habré cumplido 45 años. Soy un padre… mayor, digamos. Madurito. Pero vamos, que me voy a caer del árbol de un momento a otro si es que no estoy ya reposando sobre la hierba fresca de la mañana. Dios, ¿cómo voy a hacer todo esto?

Durante muchos años no creí siquiera que fuera a llegar a cumplir los cuarenta. De hecho, consideré detenidamente suicidarme a los treinta y dos. Lo de tener un hijo… ¿cómo lo pongo?

La mayor parte de mi vida ha sido malestar, angustia, ganas de echar la pota, insomnio, entre miedo y terror… La vida no me parecía algo bueno. No me parecía algo bueno y mucho menos algo que hacerle a alguien más. Si la vida es esta mierda… ¿cómo se la voy a dar a alguien más, y mucho menos a alguien a quien quiera? ¿Cómo rayos le voy a hacer esto a un hijo mío? ¿Cómo le voy a hacer pasar por todo este malestar, angustia, ganas de echar la pota, insomnio, miedo y terror? ¿Cómo le voy a hacer eso a un hijo mío?

No ha sido hasta estos últimos años en que he empezado a ver la luz y salir de este estrecho, húmedo, oscuro y profundo pozo en el que he pasado los últimos treinta años, que me he ido dando cuenta, lentamente, de que la vida también es otras cosas, y que no necesariamente tiene un hijo mío que pasar por lo que yo pasé, sino que puede seguir otro camino mucho más agradable y verdaderamente disfrutar de la vida y de vivir. Y no ha sido hasta entonces que me he animado. Y esa ha sido, fundamentalmente, la razón por la que he tardado tanto en tener descendencia.

El mismo puro acto de amor que hace doce años casi me lleva a terminar con mi vida como un simple acto de compasión.

Pero mira, hoy las cosas van mejor. Vivo con Daniela en esta bonita casa, me siento arropado y querido, veo un futuro vibrante e interesante y he aprendido lo suficiente como para mantenerme en el lado luminoso de la vida, en el que crecen las flores y luce el sol. Y de ahí que me haya animado.

Y eso, que voy a ser padre. Todavía me lo estoy creyendo.

Fuente: Lubomirkin desde Unsplash
7

#bebé#niño#noticia#padre#paternidad

Respuestas

  1. Adrian - 23 de septiembre de 2020 @ 07:40

    ¡Enhorabuena! 😀

  2. Juanda - 23 de septiembre de 2020 @ 08:44

    Muchas felicidades!
    Paciencia con la lluvia de consejos que ya estaréis recibiendo 🙂

    PD: Yo también tengo sueños recurrentes con los exámenes. Qué trauma!

    • Javier - 23 de septiembre de 2020 @ 09:46

      ¡Gracias!
      Jejeje, de momento los amigos se están conteniendo. Me tomo los consejos como bienintencionados y seguro que puedo aprender algo útil.

      PD: Hace años que ya no, pero tuve unas temporadas donde me despertaba realmente dubitativo. Hacía lo menos un lustro que había terminado la carrera y me despertaba preguntándome si no me quedaba alguna asignatura. ¡Qué comience la sanación!

      Un abrazo y gracias por el comentario, que los aprecio mucho.

  3. Quique - 23 de septiembre de 2020 @ 14:46

    Enhorabuena familia!
    Espero que todo vaya de fábula durante el pre y post embarazo.
    Un abrazo.

  4. Mario Uria - 23 de septiembre de 2020 @ 14:48

    Mi mas sincera enhorabuena.

    Me permito aconsejarte que aproveches para dormir mucho y despilfarrar todas esas horas libres de las cuales aún dispones a manos llenas, dentro de poco esas horas libres te parecerán una simple quimera.

    Un saludo.

    • Javier - 24 de septiembre de 2020 @ 09:48

      Muchas gracias.

      Bueno, ya veremos 🙂

      Un saludo!

  5. Ed - 23 de septiembre de 2020 @ 23:40

    Ahora son mis hijos los que los sufren las pesadillas de los exámenes de la universidad, pero desde fuera no parece tan dramático 😉

    Mi enhorabuena a Daniela y a ti.
    No te haces una idea como va a cambiarte la vida, va poner tu vida patas abajo, pero te aseguro que será la mejor experiencia de tu vida.
    Ahora si que has encontrado El Sentido De La Vida 🙂

    • Javier - 24 de septiembre de 2020 @ 09:50

      Sí, desde fuera las cosas normalmente parecen mucho menos dramáticas.

      ¡Gracias!
      Sí, sí, sí que me hago una idea.
      Bueno, para mí el sentido de la vida es otra cosa, pero seguro que ayuda 🙂

  6. deigote - 28 de septiembre de 2020 @ 21:58

    Enhorabuena! Lo vas a hacer de puta madre (o padre 🤡), ya verás.

Deja una respuesta

Tu direción de email permanecerá oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).