Mi Ikigai

Si la semana pasada compartí con vosotros mi DAFO personal, esta semana quiero compartir con vosotros mi Ikigai. Son herramientas similares aunque de alguna manera complementarias. ¿Qué es un Ikigai? Bueno, acompáñame al interior de la columna y te daré más detalles.

Como lo he entendido yo, el Ikigai es un cruce de cuatro cosas: lo que nos encanta, en lo que somos buenos, por lo que la gente nos paga y lo que el mundo necesita. De los lugares imaginarios en los que estas cuatro “cosas” coinciden, surgen cuatro “cosas” más (me encanta cosificar las cosas): la pasión, la profesión, la misión y la vocación. Y ya, finalmente, en el cruce entre esas cuatro cosas trascendentes, surge lo que podríamos llamar, técnicamente, “la hostia”; algo así como el Nirvana laboral y de estar y formar parte del mundo: cuando estamos haciendo y dedicándonos a algo que nos encanta, que tiene un sentido en el mundo en el que vivimos, que se nos da bien y que la gente nos paga por ello. No sé, ¿a vosotros qué os parece? A mí me parece la hostia.

Como detalle curioso, decir que Ikigai viene del japonés y no significa ni la hostia ni la leche, sino algo así como “la razón de vivir”. Pero bueno, para que nos entendamos, viene a ser lo mismo. Sigamos nuestro Ikigai.

Ya sabéis que, a medida que voy levantando cabeza y volviendo a la vida después de vegetar durante muchos años y antes de eso arrastrarme angustiosamente por la vida, pues me voy interesando por disfrutar de la misma y prosperar, dando pasitos cada día para estar y pasármelo mejor. Como parte de esto, encontrar/crear un trabajo que encaje en mi Ikigai, o que sea la hostia, forma parte de mi propósito. Si la semana pasada me puse muy técnico con eso del DAFO personal, esta semana me pongo más filosófico oriental con esto del Ikigai para revisar el asunto desde una nueva perspectiva. Lo he encontrado muy interesante, aunque sólo sea por el hecho de sentarnos y dedicar un momento a reflexionar acerca de este tema con esta herramienta que es el Ikigai.

A continuación comparto el resultado con vosotros y os pido feedback al respecto. Gracias por adelantado.


Lo que amo

  • La técnica y la tecnología
  • El lenguaje
  • La comunicación
  • Escribir
  • Hablar
  • Los seres humanos
  • Aprender
  • Superarme
  • Conducir
  • Música

En lo que soy bueno

  • Comunicar
  • Empatizar
  • Comprender
  • Entretener
  • Divertir
  • Vivir en incertidumbre
  • PNL e hipnosis
  • Perseverar

Por lo que me pagan

  • Por resolver retos técnicos
  • Por mi ingenio
  • Por hacer PNL e hipnosis

Lo que el mundo necesita

  • Calma
  • Comprensión
  • Autoconocimiento
  • Entendimiento
  • Conciencia
  • Recursos internos
  • Estrategias
  • Técnicas
  • Limpieza
  • Salud

Reflexiones finales y cierre

El proceso me ha resultado relativamente fácil y agradable. ¿Qué queréis que os diga? Es agradable sentarse a reflexionar acerca de los propios dones y talentos. ¿En qué soy bueno? ¿Qué se me da bien? Estando tan acostumbrado a vapulearme y a percibir mi peor parte, un cambio resulta definitivamente estimulante.

Lo que más me ha costado ha sido la parte de “¿Por qué me paga la gente?”. He tenido que llevarlo al pasado: “¿Por qué me ha pagado la gente en el pasado?”. Básicamente, por usar mi ingenio para resolver problemas, ya sean técnicos o humanos. ¿Pero acaso no hacemos todos eso, resolver problemas? También me han pagado por lo que escribo, lo cual mola. Mola mucho. Me han pagado hasta por conducir BMWs, lo cual mola todavía más.

La pregunta es: “¿Por qué me va a pagar la gente en el futuro?”. Pues por trabajar desde mi Ikigai, por supuesto. ¿Qué es lo que pensáis que se me da bien a mí? ¿Por qué me puede pagar la gente? Y ya, rizando el rizo: ¿por qué me pagaríais a mí?

¿Qué pensáis de esto del Ikigai? ¿Os gusta el sushi? ¿Lo conocíais? ¿Habéis hecho vuestro propio Ikigai? ¿Lo vais a hacer? ¿Qué vais a cenar?

Si el otro día compartía un manto de hojas sobre el suelo, hoy un manto de hojas bajo el agua.
4

#ikigai#misión#pasión#trabajo#vocación

Respuestas

  1. Dani - 19 de noviembre de 2020 @ 08:01

    Muy interesante. Lo qué más me ha gustado es que eres bueno en vivir en incertidumbre!!!

    Yo creo que hacer hipnosis se te da muy bien y puede resultarle útil a mucha gente.

    • Javier - 19 de noviembre de 2020 @ 10:19

      Sí. Estuve viendo un vídeo de un hombre que compartía su Ikigai y lo tenía entre las cosas que se le daban bien y dije: “Ostras, a mí eso también se me da bien!”. Con tantos años viviendo entre tanta confusión, primero solo del Big Crunch y luego del BC más vivir en Alemania… No sé, se me han hecho nervios de acero, aunque más que eso es el tener mucha paciencia y centrarme mucho en el aquí y en el ahora.

      Gracias Dani. Mi reto con la hipnosis es que vengo de un entorno muy científico donde algo así no se aprecia, así que esto se suma a la dificultad propia del emprendimiento. Un reto interesante…

  2. Silvia - 19 de noviembre de 2020 @ 11:25

    Hola!
    Me está encantando este tema. Este finde, con tranquilidad, voy a intentar hacer el mío.
    Sin embargo, yo no tengo tan claras las cosas como tú. Puedo ver tus habilidades perfectamente, eres un comunicador nato, me encanta como escribes y veo todo lo que indicas claramente en tu carácter (o al menos, lo que percibo desde desde mi ángulo de lectora de tu blog) pero yo no tengo tan claro si las cosas que me gustan se me dan bien. Me siento un poco insegura. No sé si es porque todavía estoy en un proceso de aprendizaje o porque no tengo nada claro. No sé. Te admiro por tener las cosas tan claras.
    un saludo!

    • Javier - 19 de noviembre de 2020 @ 13:28

      Hola Silvia, gracias por tu comentario 🙂

      Te propongo lo siguiente: en lugar de intentarlo, hazlo.
      Si lo quieres compartir con alguien, envíamelo. También puedes compartirlo aquí en un comentario.
      A lo que me refiero es que te quites las expectativas y que te permitas hacerlo como te salga, y hacer tus ajustes internamente para que solamente eso ya sea un logro.

      Gracias por el feedback que me das 🙂

      Saber lo que te gusta es fácil: sólo tienes que sentir. Para saber si se te da bien tal vez dependes del juicio de otros. ¿Qué necesitas tú para saber qué se te da bien según solamente tú?

      Yo no me siento un poco inseguro; yo me siento _muy_ inseguro. Pero hacerlo da seguridad porque da experiencia. Da igual por qué te sientas insegura. ¿Qué necesitas para sentirte segura? ¿Cuánto de segura necesitas sentirte? Pero, mejor aún, ¿estás dispuesta a hacerlo incluso sintiéndote insegura?

      No tengo las cosas tan claras como tú crees. Las voy aclarando por el camino. Precisamente en el podcast de ayer hablé de mis dudas y mis miedos al estar emprendiendo:

      https://elsentidodelavida.net/blog/podcast-ep-144-dudas-y-miedos-al-emprender/

  3. Ed - 19 de noviembre de 2020 @ 20:28

    Temazo el que nos traes hoy.

    Javier, creo que tu Ikigai puedes estar relacionado con la PNL, hipnosis, formación, comunicación. Eres muy bueno en ellos y te gusta. Vivir de la escritura es complicado (y de cualquier disciplina artística) pero ¿cuanta competencia tienes en estos temas en Alemania en castellano?.

    Javier, me gusta la forma que tienes de pasar a la acción; hacer las cosas en lugar de pensar las cosas. Muy “Agile”, “lean startup”, MVP (Minimum Viable Product). A mi me pasa lo contrario, sufro de “parálisis por análisis”, me gusta tener el 100% de mi mundo controlado.

    Igual que Silvia, Al hacer el Ikigai no tengo muy claras algunas cosas, No sé si lo las cosas que amo, realmente me gustaría trabajar 8 horas diarias en ellas. Me puede gustar la piragua una vez al mes, pero igual no me apetece estar en el lago de lunes a viernes,en invierno dando clases básicas de piragüismo o gestionar una empresa de turismo activo.

    Mi Ikigai sería ayudar a la gente, en un mundo más ordenado. No tengo muy claro como podría cobrar por ello, quizás trabajando en una ONG dando formación técnica u ordenando tornillos en una ferretería.

    Gracias Javier por sacarme un rato de mi rueda hámster para reflexionar sobre estos temas.

    • Javier - 20 de noviembre de 2020 @ 11:20

      Poca competencia para esos temas tengo, seguramente…

      Yo también tengo todavía mucha parálisis por análisis y admiro a la gente que hace sin pensárselo. Voy aprendiendo y practico. Lo de paralizarme ya lo tengo dominado. Ahora quiero aprender a dominar lo otro.

      Ya. Tampoco hay que dedicar las ocho horas al día. Mi plan actual es compaginar esto con un trabajo estable a media jornada. Las cosas pueden ser más maleables que pasar de un trabajo a tiempo completo a otro. Cada vez hay más posibilidades…

      Un placer, Ed. Gracias a ti por apreciarlo. Y gracias por el tiempo que te tomas para escribir estos comentarios en tus circunstancias actuales.

Deja una respuesta

Tu direción de email permanecerá oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).