Llega junio

De entre todos los títulos que me han pasado por la cabeza mientras me preguntaba qué escribir hoy para seguir prosperando, al final me voy a quedar con este: Llega junio. Que no me gusta que los meses se escriban en minúscula, pero bueno, me adhiero a la norma. Vamos con el berenjenal.

De los diez últimos días, debo de haber llorado nueve de ellos. Estoy sobrecogido e impresionado. Daniela la está flipando, aunque ya se conoce el percal. Yo la estoy flipando, aunque ya me conozco el percal. Mucho dolor, hombros, escápulas, codos, muñecas… A ratos me duele básicamente todo, como si todo mi cuerpo fuera una carcasa endurecida dentro de la que ahora me puedo mover un poco más y, al hacerlo, duele. Pero bueno, la verdad es que se siente muy bien liberarse de toda esta pesadez y tristeza y, del otro lado de este túnel de lágrimas que vengo atravesando en los últimos cuatro años y en especial en estos últimos días, la cosa es otra cosa. Pero pasemos a otra cosa.

Llega junio, y con él el buen tiempo. Ya veremos lo que dura, que para final de semana dan tormentas, pero por lo menos parece que, climatológicamente, también ha pasado lo peor. El mes de mayo ha sido antológico, y ha llovido unos 25 de los 31 días. Y mucho frío. Pero ya pasó.

Al margen de esto, estoy un poco defraudado con el Django. Todo iba bien hasta que empecé a investigar cómo hacer un deploy de la aplicación web.

Supongamos que desarrollo una aplicación web. La tengo aquí en local, en mi ordenador. ¿Cómo la subo a un servidor y la echo a rodar? ¿Hemos visto eso en el curso? ¿Era el día ese en que el profesor habló de Docker? ¿Estaba tan delirante que me perdí esa parte?

Al curso todavía le queda una lección: escalabilidad y seguridad. Poco importante para mí ahora. Llevo algo así como un tercio de clon de Twitter pero, la verdad, he perdido mucha motivación con esto de las dificultades para hacer el deploy.

ESDLV está hospedad en SiteGround, hosting especializado en WordPress. Por lo que he leído, que ha sido poco y por encima, desde el móvil y con un bebé en brazos, no tienen sitio para Django y su Python. Si hago algo en PHP, se lo puedo tirar y funcionará. Pero algo en Python… Tengo entendido que hacen falta permisos de superusuario y que además el proceso no es trivial, así que, menudo rollo. Tal vez Manuel, Djanguero experimentado, me pueda iluminar acerca de cómo poner en marcha un proyecto de Django. Vamos, de subirlo a un servidor y echarlo a andar.

Pero incluso así, es algo que me queda demasiado lejos.

Lo que quiero hacer mientras aprendo es hacer proyectos útiles, con sentido e inmediatos, que los pueda terminar y darles una utilidad. Por ejemplo, una aplicación web para llevar las cuentas domésticas entre Daniela y yo.

Compro unas pizzas, abro la app y meto el importe. Ella hace lo mismo desde su usuario. La app sigue las cuentas y calcula el balance y quién debe a quién y cuánto. Algo así. Yo desarrollo la app, lo disfruto y tiene una utilidad real e inmediata, lo que aumenta mi disfrute y mi satisfacción de aprender. Hacer un clon de Twitter que nunca voy a poner en marcha… motivación cero… No cero, pero sí muy baja. De hecho, estoy por dejar el curso donde estoy y ponerme con algo más útil.

Y lo más útil es lo que ya tengo en marcha: WordPress. Aprender a programar para WordPress. Lo que haga lo puedo incorporar al blog inmediatamente. Tiene su utilidad y es un proyecto, digamos, “real”.

Así que pensé en desarrollar mi primer plugin, y eso que apenas tengo un rato de vez en cuando para escribir esta columna. Se me ocurrió un plugin que me haga saber quién ha leído cada columna.

Mira, echo de menos saber más de vosotros. Vengo aquí, escribo la columna y luego me siento a ver pasar las plantas resecas rodantes del viejo oeste. Miro las estadísticas en el backend y veo que, cada día, vienen unas cuarenta personas y leen el blog, pero no sé quién. Así que un buen reto sería desarrollar un plugin que, de los usuarios registrados, me dijera quién ha leído, por ejemplo, la última columna. No sé si es el súmum del frikismo de control o si es un proyecto interesante o las dos cosas, pero es lo primero que se me ha ocurrido.

Luego me he dicho que es algo demasiado ambicioso para empezar: tengo que documentarme acerca de cómo funcionan los modelos de la base de datos de WP, llegado el caso crear una tabla en la base de datos (ni siquiera sé qué tablas hay) y también documentarme acerca de cómo funcionan las querys en WP, y todo eso a saltos entre llantos y pañales, entre preparación de viaje a España y mudanza.

Así que me dije: ¿Qué puedo hacer que sea más asequible, que pueda empezar con algo muy pequeño y con buen pie?

Y se me ocurrió hacer un pequeño script que cambie el libro que muestro a la venta en la portada.

Cada vez que cargamos la página sale, entre trompetas, la portada de El Diario Teutón. ¡A la venta! ¡Primicia! En fin. Y estoy un poco cansado de verme ahí, sobre la bandera alemana, con las telarañas y el cartel de busco trabajo. Así que tal vez podría escribir un programa que, la mitad de las veces cargara ese libro y la otra mitad El Diario de Nantes. Eso les daría exposición por rotación a ambos y, lo más importante, me serviría de proyecto práctico para empezar a programar en WP. No tendría ni que crear un plugin. Añadí uno que me permitía crear widgets que aceptan PHP, así que puedo cambiar el widget actual, de imagen, por este, y meterle unas líneas de código para conseguir lo que planteo y después contaros cómo lo hice. Emocionante a más no poder. Tal y como tengo la cabeza, todo un reto en sí mismo.

Y lo voy a dejar aquí, que ya he tentado demasiado a la suerte. Espero que estéis divinamente o, como mínimo, mejor que la última vez.

#django#junio#PHP#python#wordpress

Contribuciones:

  1. Ed - 1 de junio de 2021 @ 23:16

    No te desanimes con el despliegue de Django, simplemente tienes que encontrar un hosting que lo soporte y te ponga las cosas fáciles, igual que ahora con PHP-Wordpress (lo conoces y te sientes cómodo).

    Aves “soltar cosas” en el servidor parece algo sencillo, pero por debajo a una legión enanitos haciendo que funcionen los dockers y de demás tecnologías que son las tripas de internet.

    Para controlar las gastos yo uso Spendee. Metes el importe y la categoría y listo. A fin de mes compruebas donde se te va el dinero.
    Con la cuenta gratuita es suficiente. Puedes usarlo desde la app movil, la web. O desde 2 móviles con el mismo usuario para llevar la contabilidad doméstica

    • Javier - 3 de junio de 2021 @ 09:32

      Cierto, Ed.

      Sí, es verdad lo de la legión de enanitos en el background. Desde aquí mi aprecio y respeto a todos ellos.

      Gracias por la recomendación de Spendee, aunque se me queda muy grande para lo que busco ahora mismo. De hecho, nos apañamos muy bien con una nota compartida en Google Keep. Cada uno tiene una línea con su nombre y vamos guardando las cantidades entre signos de suma (ni siquiera los conceptos nos interesan generalmente). A final de mes, copio cada línea en la calculadora y me da el resultado total. Nos funciona lo suficientemente bien. Es sólo que, para practicar, podría haber sido un proyecto interesante.

Deja una respuesta

Tu direción de email estará oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.